Cantabria, al natural

Texto y Fotos: José Buitrago.

 

Cantabria es un paraíso natural. Así lo demuestran sus playas casi vírgenes, sus pueblos marineros que saben conservar su aroma tradicional, sus recias y acogedoras villas montañesas, así como sus bellas ciudades como Comillas, Santillana del Mar, Santoña o la capital, Santander, esa perla del Cantábrico. Bien se merece un viaje para conocerla o para volver a vivir sus intensas sensaciones.

Empezamos nuestro viaje a Cantabria acercándonos a Santoña, un municipio de renombre marinero y con una gran tradición y fama gastronómica en la elaboración de la anchoa artesanal.Nuestra estancia en Santoña nos llevó a visitar el municipio y adentrarnos en el mundo de la anchoa. Y que mejor que conocer su elaboración en Conservas Emilia con gran prestigio en el mundo de la restauración y donde pudimos descubrir su proceso desde su captura, pasando por todos sus tratamientos y manos de gente profesional para llegar a deleitarnos a todos de este suculento manjar.

Después nos dispusimos a recorrer Santoña para introducirnos por sus calles de esta villa marinera que se encuentra en el oriente de la región, en la desembocadura del río Asón, a los pies del imponente Monte Buciero.

Con unos 12.000 habitantes y situada a 45 kilómetros de Santander, la villa ofrece al visitante la posibilidad de pasear por sus calles en un clima muy agradable y poder descubrir una infinidad de monumentos, como el dedicado a Juan de la Cosa, y también al Almirante Carrero Blanco natural de este municipio, así como la iglesia Santa María del Puerto.

 

PARQUE DE CABARCENO

Después nos trasladamos hacia el Parque de Cabárceno, este recinto de la naturaleza es el recurso más visitado de Cantabria y una de las instalaciones zoológicas mejor consideradas de Europa. Con 750 hectáreas de extensión donde los animales de cien especies de todos los continentes viven en semilibertad

En el Parque se desarrollan diversos programas para la conservación y reproducción de especies amenazadas, como el bisonte europeo, el tigre, el oso pardo, el elefante africano, el rinoceronte blanco y el gorila.

El Parque de Cabárceno fue ubicado sobre los terrenos de una antigua explotación minera, cuya recuperación ha dado lugar a una combinación única de naturaleza y actividades de educación ambiental para todas las edades y a tan sólo 20 kilómetros de Santander, sin lugar a dudas un Parque para disfrutar de la naturaleza y de la vida salvaje durante una larga jornada de visitas a todas sus especies de animales.

 

FUENTE DE

Al día siguiente nos fuimos a Fuente Dé para tomar el teleférico que nos llevaría a la cima en plena montaña con unas vistas impresionantes y con nieve en algunos picos que nos rodeaban y que se mezclaban con la lluvia y la niebla y que hacían del lugar un paraje mágico, que nos cautivo por su belleza y sobretodo por el entorno que teníamos a nuestro alrededor.

Fuente Dé se encuentra en el corazón de los Picos de Europa en la comarca de Liébana y es un buen destino para la gente que le guste el senderismo, por la diversidad de rutas que se pueden recorrer en esta zona de Cantabria.

Más tarde y con una lluvia persistente muy natural de esta zona, entramos en el restaurante que se encuentre al pie del inicio del teleférico, pudimos degustar un exquisito cocido montañés, que es uno de los platos típicos de Cantabria.

 

SANTO TORIBIO

Nuestro próximo objetivo y tras un viaje por carretera entre grandes valles y montañas que hacían que la naturaleza brillase aún mas, nos acercarnos hasta Santo Toribio para visitar su pequeño Monasterio, pero con mucha historia, ya que aparte de la antigüedad del mismo, merece mención especial lo que paso en 1993, ya que fue asaltado el Monasterio y fue robada su Virgen, pero la grata noticia fue que la Guardia Civil la pudo encontrar en una vivienda de la provincia de Alicante, el 7 de Abril de 2001, y actualmente descansa de nuevo en el Monasterio de Santo Toribio.

 

POTES

 

img_12277

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Posteriormente nos marchamos a conocer el precioso municipio de Potes, un lugar muy turístico y con infinidad de lugares para recorrer y con unos monumentos y lugares espectaculares para el deleite de los turistas.

Potes, es la capital de Liébana, comarca situada en el suroeste de Cantabria y ubicada en el macizo de los Picos de Europa. Se trata de una de las localidades más populares y turísticas de la región, para disfrutar del típico ambiente de otras épocas, con sus callejuelas empedradas y sus casonas populares, y perderse en la zona vieja del municipio.

 

SANTANDER

 

img_12273

En nuestro tercer y último día nos dedicamos a primera hora de la mañana a visitar la ciudad de Santander, viendo sus grandes edificios en el casco antiguo, sus calles señoriales, el majestuoso Casino con una construcción impresionante, los jardines del Paseo de Pereda, emblema de Santander, el gran Puerto, la Playa de la Magdalena, la Playa del Sardinero.

Al final de este recorrido por Santander nos acercamos a visitar el Palacio de la Magdalena, en lugar mágico de la ciudad, con unas vistas impresionantes y que tiene una arquitectura colosal y que es un orgullo de la ciudad por las actividades que se realizan allí.

 

CUEVA EL SOPLAO

img_12276

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nada más dejar la capital nos trasladamos a conocer la Cueva del Soplao que se encuentra en la Sierra de Arnero a 83 kilómetros de Santader, con espléndidas vistas sobre la Sierra de Peña Sagra, los Picos de Europa, el valle del río Nansa y el mar Cantábrico.

La Cueva El Soplao fue descubierta a principios del siglo XX con motivo de la explotación de las minas de La Florida y esta considerada como una de las grandes maravillas de la geología, atesorando un paraíso de espelotemas (excéntricas, estalacitas, estalagmitas, coladas, perlas de las cavernas, etc.) que hacen del recinto un lugar increíble por su belleza y paisaje.

El Soplao constituye un deleite para todo el que se acerca a visitarlo y conocerlo a fondo, ya que podrá disfrutar en su interior de un recorrido, de unas vistas y de un entorno de otro mundo.

 

SAN VICENTE DE LA BARQUERA

Nos acercamos a esta preciosa villa marinera de San Vicente de la Barquera para poder disfrutar de su belleza natural, como sus vistas panorámicas, su playa, su entorno marinero y su gastronomía.

San Vicente de la Barquera se encuentra en la costa occidental de Cantabria, en pleno Parque Natural de Oyambre, y es un municipio muy turístico, que goza de gran prestigio en los meses estivales por ser uno de los lugares escogidos por muchos para pasar sus vacaciones veraniegas con la familia, rodeado de un clima excelente en y con la opción de poder descansar sin agobios por el calor.

 

COMILLAS

Por la tarde nos tocó pasar a conocer un poco de Comillas, un municipio de reconocido prestigio en el mundo de la educación por su afamada Universidad y que también es un lugar de gran gancho para visitarla por algunos de sus monumentos reconocidos, como puede ser el Palacio de Sobrellano con su espectacular construcción, obra del arquitecto catalán Joan Martorell, por orden del primer Marques de Comillas.

 

SANTILLANA DEL MAR

Para terminar nuestro viaje a Cantabria, nos presentamos en Santillana del Mar, para poder recorrer sus calles pobladas de turistas de todas las edades, que se acercan a este precioso municipio para disfrutar de su entorno y conocer sus monumentos, donde destacamos la Colegiata de Santa Juliana, una obra de gran mérito en pleno corazón del municipio.

En Santillana del Mar, los visitantes pueden degustar y saborear los típicos platos de la cocina cántabra, así como comprar y llevar los sobaos, la quesada, etc., que son productos artesanales de Cantabria.

Al terminar nuestro recorrido por Cantabria, nos quedamos con que es una región privilegiada en todo su entorno, naturaleza, playas, montañas y gastronomía, esto hace que sea un destino estrella para visitarla.