El Circo del Sol regresa a Madrid

El Circo del Sol vuelve a Madrid el viernes, 10 de noviembre, con su nuevo espectáculo ‘Totem’, un recorrido por la evolución de la vida humana en el planeta que va “a transportar al público a muchos lugares del mundo”, algo que “va a sorprender mucho”, según ha señalado el director de la gira, Frank Hanselman.

“No vamos a contar la historia en orden cronológico. Vamos a saltar en el tiempo y a representar muchas culturas diferentes con mucha variedad. Hay desde flamenco hasta bollywood y representaciones de la cultura indígena de norteamérica”, ha explicado.

Para ello, en esta ocasión, el espectáculo, que viajará a Sevilla, Barcelona, Málaga y Alicante en 2018, cuenta con proyecciones que se han grabado en diferentes lugares del mundo y que van a permitir cambiar continuamente de escenario. “Además, también habrá proyecciones interactivas. Si por ejemplo hay agua, y alguien la pisa, el agua se moverá”, ha añadido.

A su juicio, lo que diferencia este número de los anteriores es la variedad en la estética, la música (en directo) y el vestuario, además de unas acrobacias “impresionantes”.

Según Hanselman, la clave para innovar en cada espectáculo y ofrecer siempre “algo diferente” está en contratar cada vez a un equipo creativo distinto (en esta ocasión a cargo de Robert Lepage) para “tener siempre nuevas ideas” e ir añadiendo avances tecnológicos. “Tener siempre gente nueva con ideas nuevas es la mejor idea para sorprender”, ha expresado.

El equipo de ‘Totem’ está compuesto por 28 nacionalidades diferentes y 118 personas que están “constantemente en la carretera de gira”. “Como siempre estamos lejos de nuestra familia y amigos, dejamos de ser españoles, holandeses, chinos o brasileños y pasamos a ser todos del equipo de Totem”, ha añadido para precisar que “el país de donde vienen” es “menos importante”.

SUMERGIRSE EN UN MUNDO DIFERENTE

“Venir a un espectáculo nuestro es una oportunidad perfecta para escapar de la vida diaria y sumergirte en un mundo diferente”, ha expresado tras indicar que “todo el mundo tiene problemas en su vida diaria” y que por ello es positivo poder “disfrutar y dejarse llevar”.

En este sentido ha añadido que “nota” con cada aplauso y reacción de “entusiasmo” del público como éste se evade y “deja de lado todas las cosas que tiene que hacer”. “Para nosotros, ver el espectáculo y sentir la reacción del público es muy bonito y recarga la batería. Todos nos llevamos un trocito del aplauso cada noche, todos tenemos nuestra contribución a la experiencia del publico y motiva mucho”.

Por último, Hanselman ha destacado que en España “el público siempre les ha recibido con mucho cariño”, algo que para los artistas, y todos los que están detrás del escenario, es “muy reconfortante”. “Tenemos muchas ganas de estar en España, nos produce mucha ilusión poder divertir al publico español durante tanto tiempo”, ha concluido.