110.000 empresas desaparecerán si se eliminan los ERTE y las moratorias

La crisis del Covid ha provocado hasta ahora el cierre de 175.000 negocios pero otros 110.000 podrían desaparecer si se eliminan las medidas de contención puestas en marcha por el Gobierno, como los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) y las distintas moratorias.

Así lo refleja el barómetro de junio de los Gestores Administrativos, en el que se avisa además de que de las 150.000 empresas que aún tienen trabajadores en ERTE, 95.000 no conseguirán recuperar a todo su personal.

Por todo ello, el presidente de los Gestores Administrativos, Fernando Santiago, ha reclamado que, además de contar con las medidas correctoras que aprobó el Gobierno, “se han de empezar a establecer mecanismos que ayuden a los negocios a no hundirse cuando les falten dichas medidas”.

“Hay miles de empresas fantasma que se apoyan en la moratoria concursal o en las moratorias de alquileres o en los propios ERTE y, cuando estas facilidades desaparezcan, no van a poder hacer frente a sus compromisos”, ha advertido Santiago.

En su opinión, resulta “increíble” que, 16 meses después de que se decretara el primer estado de alarma, la mayor parte de las empresas aún no hayan percibido ayudas directas. “Aunque, no nos engañemos, cuando éstas lleguen no van a ser suficiente tabla de salvación para muchas de ellas”, alerta Santiago.

Según el barómetro de los Gestores Administrativos, el 8,2% de las pymes despedirán personal en los próximos meses, aunque el 12,5% prevén contratar personal en los próximos meses.

Los Gestores Administrativos estiman que hasta 2023 no se empezarán a percibir síntomas reales de recuperación. “Por si fuera poco, a medida que aparece una noticia aparentemente positiva, nos inundan de nuevo con la subida del Salario Mínimo Interprofesional, con la contrarreforma laboral, con la subida de impuestos, y no son conscientes del daño que hace esta batería de información en la confianza de los pequeños y medianos empresarios”, denuncia Santiago

De hecho, su barómetro señala que el 65% de los Gestores Administrativos creen que una subida del SMI supondrá despidos, frente a un 28% que no lo cree.

El 60% de los Gestores Administrativos ven necesaria la creación de una nueva organización que defienda los intereses de las pymes, frente al 18% que considera que no es necesario y al 5% que entiende que las existentes lo hacen bien.

“Debemos plantearnos seriamente contar con una organización empresarial que defienda, de manera independiente, los intereses de las pymes que, en general, no tienen por qué coincidir con los de la gran empresa. Y para ser independiente, nada mejor que autofinanciarse con sus socios y con sus servicios”, subraya Santiago.