Sudáfrica, desde tu propio coche

Por: Sonsoles Meana

 

Sudáfrica es un país maravilloso, bellísimo y muy interesante. Sus increíbles paisajes constituyen una de las imágenes más sugerentes de África. Tiene fantásticos enclaves, incontables secretos que descubrir, toda la fauna inimaginable con la posibilidad de hacer todo tipo de safaris y los más increíbles atardeceres que he visto en mi vida. Si tuviera que elegir un país, del que me enamoré desde el primer momento, ese sería Sudáfrica.

 

SUDÁFRICA, TRANQUILAMENTE Y EN TU PROPIO COCHE SIN NINGÚN PROBLEMA.

Lo primero que debe conocer si decide viajar a su aire por Sudáfrica es la página oficial de todos los parques nacionales sudafricanos: https://www.sanparks.org

En esta página se encuentra todo lo relativo a cada parque nacional, toda la información, distancias, rutas con rangers, campamentos para dormir, todo. Sudáfrica está llena de parques nacionales y reservas de animales.

He viajado cuatro veces por Sudáfrica, en etapas de diez días más o menos, y las cuatro veces por mi cuenta, a la aventura, inventando y diseñando con un buen mapa el camino cada día conduciendo mi coche y con un buen GPS.

En este reportaje muestro la primera ruta de las tres distintas opciones de viaje que continuarán.

 

JOHANESBURGO- PARQUE NACIONAL KRUGER-MAPUTO (MOZAMBIQUE)

Este fue el itinerario de la primera vez que volamos a Johanesburgo en un vuelo directo con Iberia. En el aeropuerto recogimos el coche previamente alquilado. Era un coche pequeño y barato. Del aeropuerto de Johanesburgo nos plantamos en cuatro horas en Nelspruit, una de las ciudades de entrada al Parque Nacional del Kruger.

No nos dio tiempo a entrar esa misma noche al Kruger y poder dormir ya en uno de sus campamentos que hubiera sido lo ideal porque el parque cierra sus puertas sobre las cinco y media de la tarde y  es una ciudad que no tiene nada interesante. Tuvimos que dormir en un hotel de la ciudad de Nelspruit, y a la mañana siguiente entramos en el Parque Nacional del Kruger.

El Parque desde que entras ya es una maravilla. Alucinas desde tu propio coche con todo tipo de fauna: elefantes, rinocerontes, hipos, hienas, leones…

El Parque Nacional del Kruger tiene una vida animal extraordinaria y diversa que junto a su gran extensión lo convierte en una de las grandes reservas de animales del planeta. Se han registrado 147 especies de mamíferos (la segunda cifra más alta de todos los parques nacionales africanos).

El parque cuenta con una amplia red de caminos y zonas de descanso, campamentos para dormir que no interfieren en su fauna. Es muy fácil moverte por el parque con tu coche. Lo ideal es ir cambiando de campamento y dormir cada noche en uno diferente.

El Kruger tiene muchos campamentos maravillosos repartidos en su gran perímetro. Aconsejo llevar reserva desde la página de los parques sudafricanos https://www.sanparks.org/tourism/availability/ porque luego desde el parque, si hay disponibilidad, es fácil ir cambiando sin problemas de campamento. Los parques sudafricanos están muy bien organizados y funcionan de maravilla. Ir sin nada reservado es arriesgarte porque hay campamentos que son pequeños y tienen poca disponibilidad. En el Kruger lo importante es tener sitio donde dormir y sobre la marcha vas cambiando a las zonas que más te apetezcan.

La vida del parque consiste en poder disfrutar de los animales, de unas rutas fantásticas,  que se pueden recorrer a tu aire, sin ningún problema, y la posibilidad de hacer safaris acompañado de rangers. Los safaris se reservan en el mismo parque durante la tarde anterior, sobre la marcha. Aconsejo las rutas a pie por la selva, acompañados de rangers, que son fantásticas. También, existe la posibilidad de coger un ranger privado, yo no lo he hecho pero, sé que existe la opción.

 

MAPUTO, MOZAMBIQUE

Tras cinco días recorriendo campamentos en el Kruger moviéndonos en nuestro coche, nos acercamos a Maputo, la capital de Mozambique, que se encuentra a unos cien kilometros del Kruger.

Maputo siempre sorprende por bella y por interesante. Es la ciudad que volvió loco a Henning Mankell. El océano Índico la baña a sus pies. Dos días fantásticos para conocer Maputo, pasear por sus calles, conocer sus mercados, acercarse a sus playas y de vuelta a Johanesburgo.

Dicen que Johanesburgo es una ciudad peligrosa pero si tienes cuidado y solo vas por los barrios aconsejados, no suele ocurrir nada. Nosotros nunca hemos tenido el más mínimo problema. Las tres veces que hemos parado por Johanesburgo nos hemos quedado a dormir, en un barrio muy bonito y tranquilo, Melville, en la preciosa guest house de una periodista sudafricana. En este barrio hay varias guest houses. Johanesburgo es una buena opción para hacerte idea de como funciona Sudáfrica. Es una ciudad muy interesante.

Viajar por Sudáfrica es algo imposible de olvidar. Además, es muy fácil moverse y recorrerlo sin tener que llevar un viaje organizado.
Sudáfrica enamora y engancha, solo pienso en volver.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA