A las personas LGTBIQ+ les cuesta asumir su orientación sexual

Las personas LGTBIQ+ antes se abren a hablar sobre su orientación sexual y de género con un desconocido por Internet que con el padre, según recoge la encuesta ‘El colectivo LGTBIQ+ en la ciudad de Madrid’, elaborada por 40dB para el Ayuntamiento de la capital.

Siguiendo la misma encuesta, al 39,4 por ciento de los hombres les costó asumir su condición de persona LGTBIQ+ frente al 29,9 por ciento de las mujeres, mientras que las madres son las segundas en cuanto a confiarse a hablar abiertamente sobre su identidad sexual o de género (9,7 por ciento).

Un aplastante 60,6 por ciento se abrió por primera vez a hablar sobre su orientación sexual o de género con un amigo o amiga. Los padres quedan relegados a la penúltima posición (2 por ciento), incluso por debajo de un desconocido en Internet (5 por ciento).

Aproximadamente uno de cada cuatro admite que su madre no sabe o nunca supo su identidad de género u orientación sexual, aunque un porcentaje similar declara que ésta le apoyó desde el inicio. Y alrededor del 15 por ciento afirma que su madre sintió preocupación por el posible rechazo social y que no les sorprendió porque ya se lo imaginaban.

De entre aquellos padres y madres que conocen o conocieron que su hijo o hija era LGTBIQ+, cuatro de cada diez reaccionaron de un modo negativo, mientras que las madres les apoyaron en mayor medida.

 

APOYO DE LAS FAMILIAS

El 25,4 y el 18,2 por ciento considera que su madre y su padre, respectivamente,, les apoyaron cuando se enteraron de su pertenencia en el colectivo LGTBIQ+. En el ámbito familiar, la mayoría (56,2 por ciento) percibe al menos algo de discriminación hacia las personas LGTBIQ+ y considera, en un 56,2 por ciento, que es un entorno donde no pueden mostrarse abiertamente.

En cuanto a los amigos, cerca del 75 por ciento afirma que la mayor parte de su círculo cercano reaccionó muy o bastante bien cuando les comunicaron su orientación. Este porcentaje se reduce conforme avanza la edad: únicamente el 59 por ciento de las personas de 55 años y más afirma haber tenido una buena reacción por parte de sus amistades.

 

CUÁNDO FUERON CONSCIENTES DE SU IDENTIFICACIÓN SEXUAL

La mayoría de los encuestados fue consciente por primera vez de su orientación o identificación sexual o de género a una temprana edad, entre los 10 y los 17 años (53,5 por ciento). En concreto, uno de cada tres hombres se dio cuenta por primera vez a la entrada de la adolescencia, entre los 10 y los 14 años. Ellas fueron conscientes a una edad más avanzada.

La edad más común en que la que se habla por primera vez con alguien sobre identificación de género u orientación sexual es entre los 18-24 años (36,7 por ciento), seguida de los 15-17 años (29 por ciento). Ellas, de nuevo, han mantenido su primera conversación sobre su identidad u orientación con mayor edad que ellos.

El 40,9 por ciento afirma que no ha hablado sobre su orientación o identidad sexual o de género porque no lo necesita. El 15,9 porque no está seguro o segura de su identidad, el 13,6 por miedo al rechazo, el 9,1 por no sentirse cómodo con su condición, el 6,8 por no haberlo asimilado y el 4,5 por miedo a represalias.

 

ELLOS SE IDENTIFICAN COMO GAYS, ELLAS COMO BISEXUALES

Ellos, según la encuesta, se identifican principalmente como gays (55,4 por ciento) y en menor medida como bisexuales (41). Lo contrario ocurre entre las mujeres: son de forma mayoritaria bisexuales (70,9 por ciento) y únicamente el 17,2 por ciento lesbianas.

El 4,2 por ciento se identifica como intersexual y el 2 por ciento como transexual. Entre las personas de otra identidad u orientación sexual o de género (4 por ciento) se encuentran principalmente mujeres asexuales.

Se trata de un estudio exploratorio sobre el colectivo LGTBIQ+ de la ciudad de Madrid abordando su perfil personal y aspectos de su vida como su entorno social, familiar y laboral, vivencias, experiencias y opiniones, la discriminación social y las dificultades a las que se enfrentan.

La encuesta se ha llevado a cabo a partir de 600 entrevistas válidas entre residentes en Madrid de 18 a 75 años que se han reconocido de forma anónima como LGTBIQ+.