Aumentan hasta el 52% los españoles que ven “insegura” la vacuna de AstraZeneca

Un 52 por ciento de los españoles ve la vacuna contra la COVID-19 de AstraZeneca como “insegura”, frente al 25 por ciento a finales de febrero, tras los casos de eventos tromboembólicos que se están investigando como posible reacción adversa de la inyección, según una encuesta realizada por YouGov en más de ocho mil personas en Reino Unido, Alemania, Italia, España, Dinamarca y Suecia.

A finales de febrero, esta misma encuesta mostró que los europeos ya desconfiaban de la vacuna de AstraZeneca, que no había experimentado el mismo nivel de confianza que las alternativas de Pfizer y Moderna en los meses anteriores. No obstante, en todos los países estudiados, excepto en Francia, había más personas que consideraban que la vacuna de AstraZeneca era segura que insegura.

En su anterior encuesta en Alemania, el 43 por ciento dijo que creía que la vacuna era segura, frente al 40 por ciento que la consideraba insegura. A partir de ahora, la mayoría de los alemanes piensa que la vacuna es insegura (55 por ciento) y solo un tercio la considera segura (32 por ciento).

En Francia, donde la gente ya consideraba la vacuna insegura (43 por ciento) que segura (33 por ciento), esas cifras han empeorado hasta el 61 por ciento de inseguros y el 23 por ciento de seguros.

En Italia y España, la mayoría de las personas habían considerado previamente que la vacuna de AstraZeneca era segura (54 por ciento y 59 por ciento respectivamente). Desde entonces, esas cifras han descendido al 36 por ciento y al 38 por ciento, en ambos casos por debajo de la proporción que considera que la vacuna no es segura.

Solo en Gran Bretaña se puede considerar que las sospechas sobre los coágulos de sangre tiene poco o ningún impacto, ya que la gran mayoría sigue considerando que la vacuna es segura, con un 77 por ciento (4 puntos menos que en febrero, y todavía a la par con el 79 por ciento de calificación de seguridad de Pfizer).

Los nuevos participantes en la encuesta de este mes son Suecia y Dinamarca. En Suecia, la vacuna de AstraZeneca sigue siendo considerada segura por más personas que las que no lo son (43 por ciento frente a 34 por ciento), mientras que los daneses están empatados con un 42 por ciento-42 por ciento. En ambos casos, sin embargo, es considerada segura por muchas menos personas que las alternativas de Pfizer y Moderna.

La encuesta destaca, no obstante, que no se ha producido ningún ‘contagio’ de la preocupación por la vacuna de AstraZeneca a las de Pfizer y Moderna, que se consideran exactamente igual de seguras que hace tres semanas.

 

LA OMS DEFIENDE LOS BENEFICIOS DE LA VACUNA

El Subcomité COVID-19 del Comité Asesor Mundial sobre Seguridad de las Vacunas (GACVS, por sus siglas en inglés), un grupo de expertos independiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha concluido que la vacuna contra el coronavirus desarrollada por AstraZeneca aporta más beneficios que riesgos y no ve que, por ahora, exista una relación con los casos de trombos graves ocurridos en personas a las que se le había inoculado.

Hasta ahora, se han administrado más de 20 millones de dosis de la vacuna AstraZeneca en Europa y se han administrado más de 27 millones de dosis de la vacuna Covishield, la vacuna AstraZeneca del Serum Institute of India. No obstante, entre los días 16 y 19 de marzo, el GACVS se reunió para revisar la información y los datos disponibles sobre eventos tromboembólicos (coágulos de sangre) y trombocitopenia (plaquetas bajas) después de la vacunación con la vacuna AstraZeneca COVID-19.

Una vez analizados todos los datos, el grupo de expertos ha asegurado que la vacuna tiene un “enorme potencial” para prevenir infecciones y reducir las muertes en todo el mundo. Además, tal y como ha informado, los datos disponibles no sugieren “ningún aumento general” de las condiciones de coagulación como trombosis venosa profunda o embolia pulmonar después de la administración de las vacunas COVID-19.

De hecho, prosigue, las tasas notificadas de eventos tromboembólicos después de las vacunas COVID-19 están en línea con el número esperado de diagnósticos de estas afecciones. Ambas condiciones ocurren naturalmente y “no son infrecuentes”, al igual que ocurren como resultado de COVID-19.

“Las tasas observadas han sido menores a las esperadas para tales eventos. Si bien también se han notificado eventos tromboembólicos muy raros y únicos en combinación con trombocitopenia, como la trombosis del seno venoso cerebral (CVST), después de la vacunación con la vacuna AstraZeneca COVID-19 en Europa, no es seguro que hayan sido causados por la vacunación”, ha destacado.

Ahora bien, los expertos han destacado la necesidad de que se forme a los profesionales sanitarios y a las personas que se vacunan para que reconozcan los signos y síntomas de todos los eventos adversos graves que pueden ocurrir después de la vacunación con todas las vacunas COVID-19, de modo que las personas puedan buscar y recibir atención y tratamiento médico oportuno y relevante.

Además, han recomendado a los países que continúen monitoreando la seguridad de todas las vacunas COVID-19 y promuevan la notificación de sospechas de eventos adversos. Del mismo modo, se ha mostrado de acuerdo con los plantes de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés) de seguir investigando y monitoreando estos eventos.

Finalmente, este grupo ha asegurado que continuará revisando los datos de seguridad de todas las vacunas COVID-19 y actualizará cualquier consejo según sea necesario.

El pasado jueves, el Comité para la Evaluación de Riesgos en Farmacovigilancia (PRAC, por sus siglas en inglés), de la EMA comunicó, tras analizar los casos de trombosis ocurridos en personas a las que se había administrado la vacuna contra el Covid-19 de AstraZeneca, que es “segura y eficaz” y los beneficios “superan con creces” a los riesgos.