Ayuso pide que no se cierren las pistas de esquí de Navacerrada 

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha pedido al Gobierno que no cierre las pistas de esquí de Navacerrada para evitar perder medio millar de puestos de trabajo, directos e indirectos.

“Se ha decidido a través del Gobierno cerrar de manera unilateral la estación de Navacerrada. Al hacerlo con algunas pistas, las que tienen que ver con la Comunidad de Madrid, ya directamente se perjudica a todo”, ha manifestado, en declaraciones a los medios.

Ayuso ha defendido que no hay una “razón climática” para hacerlo porque si fuera así “no se abriría ninguna pista en España”. “Nos parece que es una agresión al mundo rural, y viniendo precisamente de un ministerio que tiene esas competencias”, ha dicho.

La presidenta regional quiere que esta pista “tan querida y tan necesitada para los madrileños amantes de la montaña siga abierta, siga empleando”. Así, ha pedido que sean “coherentes y no impongan el modelo de cierres por cerrar” porque, desde el Gobierno regional, han demostrado con su esfuerzo y su trabajo “que no sirve de nada si no está acompañado de una estrategia”.

 

2,5 MILLONES POR TEMPORADA DE PÉRDIDAS

La Comunidad de Madrid ha cifrado en más de 2,5 millones de euros por temporada las pérdidas que supondrá el supuesto cierre de las pistas de esquí de Navacerrada, así como entre 300 y 500 empleos directos menos, después de que el Gobierno central haya decidido no renovar su concesión.

La consejera de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad, Paloma Martín, que se ha reunido este jueves con la empresa concesionaria de la estación de esquí y con la Federación Madrileña de Esquí ha destacado que el cierre de las pistas es una decisión “unilateral, caprichosa e ideológica” por parte del Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Así, ha defendido el consenso que existía en los últimos 20 años sobre estas pistas y ha criticado que “se quiere romper” pese a que en este periodo se han conjugado los intereses naturales y medioambientales con el ejercicio.

“No hay razón medioambiental, se alude al cambio climático. Por este motivo tendrían que cerrar las 38 pistas y si a eso le sumamos que estas prácticas se pueden realizar en Madrid a unos precios asequibles supone un castigo para familias con menos recursos”, ha insistido, en declaraciones a los medios tras la reunión.

De la misma forma, ha subrayado que esto supone un “ataque” para el ámbito rural y ha criticado que la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, esté trabajando “en contra de los intereses del mundo rural”, algo a lo que ha añadido que “dice mucho del talante de este Gobierno”.

 

FRENTE COMÚN JUNTO A LA CONCESIONARIA DE LAS PISTAS

Martín ha trasladado que van a hacer “un frente común” junto a la concesionaria de las pistas y a Castilla y León para trabajar en la misma línea y conseguir que no se lleve a cabo el cierre. “Nosotros vamos a trasladar a la ministra la oposición a este cierre sin consenso y sin haber consultado a las comunidades afectadas”, ha apostillado.

Por su parte, el presidente de la Federación Madrileña de Esquí, Antonio Fernández, ha considerado que se trata de un “atentado” contra el deporte federado ya que en torno a 150.000 jóvenes que en los últimos diez años han practicado el deporte en la misma.

El Organismo Autónomo Parques Nacionales (OAPN), dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), comunicó la semana pasada a la Junta de Castilla y León que no daría una nueva concesión de las instalaciones de esquí de las pistas Escaparate, Telégrafo y El Bosque, ubicadas en Navacerrada.