Bailar es ilegal en algunos países

Cárcel, multas, prohibiciones e impuestos

 

Viajar, conocer nuevas culturas abre la mente y enriquece el alma.

Pero en este periplo hay que tener en cuenta que, en algunos lugares, existen leyes algo distintas a las que uno puede estar acostumbrado. En concreto hay alguna normativa y ciertas prohibiciones sobre la actividad de bailar.

 

Kuwait

En este pequeño país del Golfo Pérsico bailar está considerado como una indecencia, y hay una ley que prohíbe que las personas bailen en conciertos, aunque pueden aplaudir al ritmo de la música. Si lo hace puede llevarte a la cárcel. Aunque en vista de todas las prohibiciones que existen en el país, como criticar al emir o las muestras de afecto en público, no es de estrañar esta regla, y tampoco parece que vaya a cambiar en breve.

 

Arabia Saudí

Bailar en público en Arabia Saudí puede hacer que te arresten, el país ultraconservador afirma que ciertos movimientos pueden llevar a un mal comportamiento, así que mejor que no lo intentes. También es cierto que el príncipe heredero Mohammed bin Salman está intentando modernizar el país, tanto es así que el pasado diciembre, por primera vez después 86 años de historia del Reino, hombres y mujeres pudieron bailar juntos en un concierto para la apertura de la quinta temporada de Fórmula E en Riyadh.

 

Irán

Antes de la Revolución iraní de 1979, el país invirtió en programas de danza, después la ley cambió para mal. Bailar podría interpretarse como un acto ‘indecente’ y considerarse como un delito, por lo que podría castigarse, incluso con latigazos. El baile se puede realizar en el escenario, aunque solo por hombres. Pero los jóvenes del país se revelan, y se organizan fiestas clandestinas, lejos de la mirada policial.

 

Suecia

Para los suecos hasta 2016 era necesario disponer de una licencia especial para que la gente pudiera bailar en los conciertos.

 

Japón

El país nipón hasta 2015 prohibía bailar después de la medianoche.

 

Alemania

Aunque parezca mentira, en Alemania hay ciertos días al año en que bailar se considera un delito. Se trata de una prohibición que responde al nombre de Tanzverbot y es una ley que regula la fiesta, el baile y la música en ciertas fechas relacionadas con la religión cristina. Lo que se traduce en que ciertos clubes tienen que permanecer cerrados durante este periodo. En Berlín los locales tienen que estar cerrados entre las cuatro de la tarde y las nueve de la noche durante el Viernes Santo.

 

Bélgica

No es que se prohíba bailar, sino que hay que pagar por ello, al menos los dueños de los establecimientos. Un impuesto del Ayuntamiento de Bruselas llamado danstaks, obliga a pagar 0,40 euros por cada persona que baila.