Comunidades que decretan el cierre

Andalucía, Murcia, Castilla y León y Castilla La Mancha

Los presidentes de Andalucía, Murcia, Castilla-León y Castilla La Mancha han decretado el cierre perimetral de sus regiones hasta el 9 de noviembre como medida añadida a las actuales para luchar contra el Covid-19.

 

ANDALUCÍA, CIERRE DESDE EL VIERNES

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha anunciado este miércoles el cierre perimetral de la comunidad autónoma a partir de las 00,00 horas del viernes 30 de octubre y hasta el 9 de noviembre, con el objetivo de frenar los contagios por coronavirus. También se decreta el cierre perimetral en las provincias de Granada, Jaén y Sevilla, actualmente en nivel cuatro de alerta sanitaria.

Según ha expuesto el presidente, durante esos diez días, “nadie podrá entrar o salir de Andalucía”, salvo por una causa justificada como ir a trabajar o por una causa de fuerza mayor. Ha añadido que también ha ordenado el cierre perimetral de las provincias de Granada, Jaén y Sevilla y dentro de las mismas, también se limita la movilidad entre todos sus municipios, en los que sólo se podrá entrar o salir por causa justificada.

Ha agregado que también se decreta el cierre perimetral de los municipios englobados en los distritos sanitarios de Córdoba sur, La Vega de Málaga y del área sanitaria Jerez costa, noroeste y sierra de Cádiz, que también están en el nivel cuatro de alerta.

Moreno ha apuntado que, en total, 448 municipios de Andalucía quedarán cerrados perimetralmente, en los que viven 4,3 millones de ciudadanos, que no podrán entrar ni salir de sus localidades salvo causas justificadas. Ha pedido a los ciudadanos de los 337 pueblos y ciudades restantes que, en la medida posible, no salgan de sus localidades si no es imprescindible.

El presidente ha justificado estas duras medidas en que la pandemia esta empezando a mostrar de nuevo su peor cara, lo que lleva a tomar decisiones difíciles y muy complicadas, que se tienen que adoptar “con prontitud, rigor y equilibrio” y con serenidad. Ha expuesto que además de todas las medidas que se pueden tomar en el ámbito sanitario como contratar a más profesionales o realizar cribados a la población, la segunda arma que tenemos contra el coronavirus es limitar la movilidad”, una medida que funciona como un “grifo”.

“Si lo abrimos, aumenta la movilidad y si cerramos el grifo, se reducen la movilidad y los contagios, pero también la actividad económica”, según ha expuesto Moreno, quien ha indicado que su principal obligación como presidente de la Junta es proteger la vida y la salud de las personas y, en la medidas de posibilidades, proteger la economía y nuestro sustento.

 

RÉCORD DE HOSPITALIZADOS

Durante su intervención, ha señalado que aunque la situación de Andalucía no es tan extrema como la de otras comunidades, pero es muy seria, Ha recordado que desde el inicio de la pandemia 119.701 andaluces se han contagiado y 2.402 han fallecido. Ha agregado que en las últimas 24 horas se han diagnosticado 2.089 contagios y se han registrado 32 fallecidos, mientras que la incidencia acumulada en los últimos 14 días es de 396 casos por casos por cada 100.000 habitantes, por debajo de la media nacional, que está en 452 casos.

Ha agregado que los hospitales andaluces acogen este miércoles 2.312 personas ingresadas por coronavirus, de las que 293 están en la UCI: “Es exactamente la misma cifra de hospitalizados que teníamos el día 4 de abril en la primera ola de la pandemia, pero en aquel momento la curva de contagios e ingresos ya comenzaba a bajar, y, a día de hoy, la curva no ha tocado techo y nadie sabe cuándo empezará a descender”.

Según el presidente, es más que probable que se supere el récord de hospitalizados de la primera ola, en “pocos días”.

Ha querido dejar claro que en la toma de decisiones siempre va a primer el criterio técnico y científico por encima de cualquier criterio político.

El presidente ha puesto de manifiesto que se han reforzado las plantillas sanitarias con cerca de 11.000 profesionales, mientras que se han comprado cinco millones de test de última generación para hacer cribados en poblaciones en las próximas semanas, pero todo ello “no es suficiente, y la segunda arma que tenemos contra el coronavirus es limitar la movilidad”, una medida que funciona como un “grifo”.

 

CIERRE DE LAS DOS CASTILLAS

Castilla-La Mancha y Castilla y León han acordado cerrarse perimetralmente hasta el día 9 de noviembre, extremo adoptado tras la reunión mantenida en Ávila por los tres presidentes autonómicos, Emiliano García-Page, Alfonso Fernández Mañueco e Isabel Díaz Ayuso respectivamente, una cita tras la que la líder madrileña se ha limitado a aceptar estudiar el cierre “por días”.

Primero era el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, quien anunciaba en rueda de prensa tras la reunión el cierre perimetral de la Comunidad a partir del viernes, 30 de octubre, a las 14 horas hasta la finalización del primer periodo de Estado de alarma, el 9 de noviembre a las 14.00 horas.

El presidente de la Junta ha significado el “paso al frente” que han dado las tres autonomías, que han realizado un trabajo “coordinado” y que pone “en valor” la España de las autonomías. “El objetivo es muy claro y el virus no entiende ni de fronteras, ni de colores políticos, ni ideologías. Apostamos por sumar, por proteger la vida y la salud de las personas”, ha subrayado.

Mañueco ha recordado que la pandemia crece de manera “exponencial” tanto en la Comunidad como en España. “Nos encontramos en riesgo extremo, aumentan los contagios, la ocupación hospitalaria, los fallecimientos y la carga de trabajo sanitarios. Y hay que tomar medidas drásticas, pero proporcionadas”, ha continuado.

De ahí que los tres presidentes estén hoy dando un “paso al frente” en defensa de las personas de las tres autonomías y también del país, ha explicado en su alocución.

Por ello, ha avanzado, con “firmeza”, bajo la “experiencia de los expertos y el trabajo de los políticos” ha anunciado que firmará el acuerdo del cierre perimetral de Castilla y León desde el viernes 30, a las 14.00 horas hasta el 9 de noviembre, también a esa misma hora, fecha en la que termina el primer periodo del Estado de alarma.

“Se restringe así la entrada y salida de personas de Castilla y León salvo los casos justificados establecidos en el propio decreto de Estado de alarma”, ha explicado si bien ha matizado que se podrá atravesar la Comunidad autónoma siempre que haya origen y destino fuera de la misma.

 

PAGE FIRMARÁ EL DECRETO ESTE JUEVES

De su lado, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, segundo en tomar la palabra, ha dicho que se tomará la misma decisión “con alguna diferencia” en cuanto a horarios. “Noviembre es un mes diferente, es temporada baja a muchos efectos, y por tanto es un mes en el que podemos estar a tiempo de tomar decisiones para que la temporada alta de diciembre se pueda hacer con más normalidad”, ha dicho García-Page.

Ha explicado que este jueves firmará el decreto que permite el cierre perimetral, esperando que los próximos 15 días permitan “combatir la curva”.

“Tenemos dos puentes en concretos, y muy particularmente, el del 1 de noviembre que significan una movilidad de cientos de miles de personas”, ha comentado García-Page, quien ha reconocido que “es dolorosísimo hacer una restricción sobre alguien que quiere visitar la tumba de un familiar, pero es dolorosísimo todo lo que nos está tocando hacer en esta triste pandemia, ha manifestado.

Dicho esto, ha apuntado que le “asusta” esta movilidad no solo porque se pueda producir contagio, sino porque todos los territorios tienen un sistema de rastreo con cientos de personas trabajando que de alguna manera “ya le han cogido la medida a su población”.

Ha aprovechado esta contexto para abogar por que las comunidades autónomas lleguen a algún tipo de acuerdo con el Estado para que, antes de que cada región tome decisiones, haya como mínimo un sistema de consulta multilateral.

 

MURCIA DECRETA UN CIERRE DE 14 DÍAS

Por su parte, el Comité de Seguimiento del Covid ha decidido el cierre perimetral de toda la Región de Murcia y de los 45 municipios de la Comunidad para poner freno a la expansión de los contagios por Covid-19. La medida entrará en vigor en la medianoche del jueves al viernes, en cuanto se publique en el Boletín Oficial de la Región de Murcia (BORM), y tendrá una duración de 14 días que podrán ser prorrogados.

Los ciudadanos solo podrán desplazarse entre municipios o fuera de la Región por una causa justificada y “estrictamente necesaria” como acudir a desplazamiento a los centros de trabajo, por motivos educativos, cuestiones sanitarias o ir a cuidar de una persona dependiente. La medida se revisará el 9 de noviembre porque es la fecha en la que finaliza el Real Decreto de Estado de Alarma nacional, en el que se ampara el cierre, pero se adaptará a 14 días si la norma estatal se prorroga.

Así lo ha hecho saber el presidente del Gobierno regional, Fernando López Miras, en una rueda de prensa en la que ha comparecido acompañado por el consejero de Salud, Manuel Villegas, y el portavoz del Comité de Seguimiento, Jaime Pérez, en una jornada en la que se han notificado 911 nuevos casos en la Región y tres nuevos fallecidos.

Al terminar la reunión del Comité de Seguimiento, López Miras ha dado cuenta de las medidas a los alcaldes de los 45 municipios de la Región, al presidente de la Asamblea Regional y los representantes de todos los grupos parlamentarios.

López Miras ha comparecido para trasladar personalmente las medidas adoptadas, que ha calificado como “importantes” ante una situación “muy grave”. Y es que ha recordado que, tal y como sostiene desde el principio de la pandemia, “no nos temblará el pulso si de salvar vidas se trata”.

“No debe distraernos que la Región esté en una incidencia igual a la media nacional o que haya comunidades peor que la nuestra”, según López Miras, quien cree que “todavía tenemos margen de actuación”.

Ha recordado que tanto él como su Ejecutivo siempre han defendido “una respuesta conjunta y coordinada a una amenaza global como el Covid-19” y sigue pensando que “es la medida más eficaz para evitar una situación más complicada aún” porque “el virus no entiende de fronteras y debemos articular una respuesta común”.

“Pero si no hay esa coordinación y nos corresponde decidir, decidimos”, según López Miras, quien ha recordado que “se avecinan días festivos y un puente en muchos lugares, a lo que se suma el buen clima de nuestra Región, lo que propicia una mayor movilidad”. Por eso, ha afirmado que “debemos evitar desplazamientos injustificados que pueden ser fatales para la propagación del virus”.

 

“POSIBLE COLAPSO DEL SISTEMA SANITARIO”

Por su parte, Pérez ha explicado que la tasa de incidencia acumulada en la Región se sitúa en 640 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días y de 363 en los últimos 7 días, con 87 ingresados en la UCI. “La cifra sigue creciendo y es muy preocupante”, ha aseverado el portavoz, quien ha avanzado que, “si no somos capaces de invertir la tendencia, en un plazo de tiempo muy corto podríamos estar hablando de un colapso del sistema sanitario”.

A este respecto, Villegas ha afirmado que la posibilidad de habilitar hospitales de campaña está planteada desde marzo en el plan de contingencia.

 

MUNICIPIOS, A LA FASE 1

Por su parte, Villegas ha explicado que el Comité de Seguimiento ha aprobado la implantación de la fase 1 flexibilizada en los municipios con una elevada tasa de incidencia, como Abanilla, Archena, Beniel, Bullas, Ceutí, Cieza, Fortuna, Lorquí, Torre Pacheco y Totana.

En todos ellos, además del confinamiento y toque de queda, en la hostelería y restauración de estas zonas solo se podrá prestar servicio en terrazas y exteriores. El resto de medidas restrictivas serán las mismas que en otras localidades. “Se recomienda máxima prudencia y reducir el contacto social en estos municipios aún más si cabe”, según el consejero, quien ha señalado que estas medidas tendrán una vigencia inicial hasta el 9 de noviembre.

Al ser preguntado por el motivo por el que Murcia y Molina de Segura no han sido incluidos en esta lista, Villegas ha admitido que “el equilibrio y los umbrales son complejos”. Ha recordado que con una tasa de incidencia por encima de 150 casos por cada 100.000 habitantes “ya se entiende que el riesgo es muy alto”.

En cuanto al hecho de que los centros comerciales puedan abrir el 2 de noviembre, fecha en la que es puente en el municipio de Murcia, Villegas ha reconocido que “siempre hay incertidumbre si las medidas son adecuadas o deberían ser más agresivas”. Se busca siempre “el equilibrio entre contener la pandemia y que no haya un impacto social demasiado importante”. En cualquier caso, ha pedido “sentido común” a la población y que se queden en casa todo lo posible. Si van a los centros comerciales, les ha pedido que lo hagan cumpliendo todas las medidas”.

Con todo, ha señalado que la selección de municipios se ha realizado atendiendo al informe del Servicio de Epidemiología y el Ejecutivo va a esperar una semana, esperando que el toque de queda “tenga un efecto importante en la movilidad”. En caso contrario, ha advertido que “habrá que tomar medidas más enérgicas”.

Por otro lado, el consejero ha indicado que los centros educativos continuarán sus clases en los 45 municipios como hasta ahora.

En cuanto a las visitas a los cementerios con motivo del día de Todos los Santos, López Miras ha señalado que solo se permitirán los desplazamientos para aquellos casos que recoge el Real Decreto del Estado de Alarma aprobado por el Gobierno central. “No se permite ir de un municipio a otro o venir de otras comunidades para visitas a los cementerios, lamentablemente”, ha aseverado.

 

CIERRE PERIMETRAL

Al ser preguntado por el modo en el que se va a llevar a la práctica el cierre perimetral, López Miras ha explicado que Villegas tiene el viernes una reunión con la Delegación del Gobierno para ver cómo llevar a efecto esas normas. “Evidentemente, no va a ser fácil, pero los 45 alcaldes ya han dicho que van a hacer un esfuerzo hasta el límite de sus posibilidades, y estoy convencido de que desde la Delegación también va a ser así”, ha subrayado.

En cualquier caso, Villegas ha reconocido que no hay medios suficientes para un cierre por completo, ni siquiera contando con el Ejército. El objetivo de las normas, añade, es “concienciar a la gente” y hacer controles esporádicos con multas de hasta 3.000 euros.

El presidente murciano ha reconocido que todavía se tiene que adaptar la nueva orden al Real Decreto de Estado de Alarma, pero se restringirá el acceso por avión u otros medios de transporte si la norma nacional lo permite.

Al ser preguntado por la posibilidad de un confinamiento domiciliario, López Miras ha señalado que no descarta “ningún tipo de decisión”, pero cree que el Real Decreto de Estado de Alarma “no recoge esa posibilidad”.

“Aunque no sea un aislamiento domiciliario, estamos pidiendo a la población que se quede en casa o que salga al comercio de proximidad y poco más”, ha señalado Pérez.