‘Dale la espalda a la trata’

La esclavitud del siglo XXI

La Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida (APRAMP), con motivo del Día Mundial contra la Trata de personas que se celebra el 30 de julio, ha puesto en marcha la campaña ‘Dale la espalda a la trata’ para concienciar a la sociedad que es el modo de “esclavitud del siglo XXI” y para señalar a “los cómplices y culpables” de esta actividad delictiva, en referencia a las mafias y a los proxenetas.

La iniciativa, lanzada recientemente en redes sociales, llama a los usuarios a colgar una foto de espaldas con el texto: ‘Yo doy la espalda a la trata’. Además de buscar el rechazo de la sociedad a esta actividad delictiva, la ONG quiere que se exprese el apoyo a las víctimas. “Queremos señalar a los responsables y abrazar a estas mujeres que tienen que tener alternativas y poder recuperar su libertad y dignidad”, ha señalado la directora de APRAMP, Rocío Mora.

Esta asociación lucha diariamente contra la trata y rescata mujeres y niñas explotadas sexualmente, que son las víctimas que APRAMP detecta de manera mayoritaria. Durante el año 2018, atendió a 1.303 mujeres, a las que ayuda a recuperar sus derechos y a que logren la autonomía necesaria para emprender una vida fuera del control y abuso de sus explotadores.

“Es hora de poner el foco en las mafias y en los puteros que vulneran los derechos de las mujeres y las esclavizan en las calles, en los polígonos industriales y sobre todo en pisos particulares, y dejar de cuestionar a las mujeres”, ha sentenciado.

La trata de mujeres con fines de explotación sexual es una de las formas de violencia contra la mujer recogidas en el Convenio de Estambul. “Se mujer en cualquier país en el que exista un conflicto es un factor de riesgo, eso hace que la mujer sea una moneda de cambio”, sostiene Mora.

 

AUMENTO DE VÍCTIMAS DE HONDURAS, VENEZUELA Y COLOMBIA

 

Según ha explicado, desde su asociación han detectado un aumento importante de víctimas procedentes de Honduras, Venezuela y Colombia, si bien las nacionalidades son numerosas. En concreto, en 2018 las víctimas procedían de 72 países diferentes, frente a las 52 nacionalidades detectadas en 2017, mayoritariamente rumana, nigeriana, paraguaya y brasil.

Además, Mora ha alertado de que las mafias buscan cada vez “mujeres más vulnerables” para “convertirlas en una materia prima”, por lo que las menores están siempre en el punto de mira. En este sentido, ha apuntado que, según una encuesta a más de 800 mujeres atendidas por la Unidad de Rescate en Madrid –que atiende a más de 280 mujeres diariamente– el 61% decía haber empezado a ser “esclava” en España siendo menor de edad, es decir, seis de cada 10.

“Todo ello teniendo en cuenta que la edad máxima son los 25”, ha recalcado Mora, que defiende el abolicionismo y rechaza llamar “servicios sexuales” a esta “explotación y violencia” a la que somete a las mujeres que, en ocasiones, tienen que realizar hasta 40 diarios.

APRAMP tiene un teléfono 24 horas y unidades móviles presentes en los lugares donde puede haber víctimas de trata. Crea programas propios para atender necesidades no cubiertas para estas víctimas, a las que ofrece acompañamiento y apoyo, e itinerarios de inserción sociolaboral, entre otras cosas. En sus equipos, trabajan supervivientes de trata atendidas por la propia asociación.

Según ha manifestado Mora, existe una asignatura pendiente en la detección de las víctimas de trata que llegan en patera a las costas española y en frontera. “Nos pasan por delante muchas mujeres y niñas que tienen claros indicadores de victimas de trata”, ha dicho, reclamando profesionales “formados” para detectar e identificar a estas víctimas.

Asimismo, ha exigido una Ley integral de Trata que coordine a todos los actores especializados en esta lucha para así “seguir avanzando” contra las mafias. “Es urgente”, ha destacado. Además, ha insistido en la necesidad de que “la sociedad reaccione”. “La sociedad lo vive como algo lejano, pero están aquí, en nuestras calles, y pasamos al lado de las víctimas con indiferencia”, ha incidido.

“Ninguna víctima de trata reconoce que es víctima de trata, porque se siente culpable y tienen miedo”, ha apuntado Mora, que ha añadido que las mafias “engañan” a mujeres y niñas cuyo “único sueño” es viajar a Europa para mejorar su vida.

En esto contexto, ha hecho hincapié en que no actuar contra la trata convierte a la sociedad en “cómplice con la esclavitud” del siglo XXI. Asimismo, ha explicado que España es el primer país de la Unión Europeo en demanda de servicios sexuales, y el tercero en el ámbito internacional.

 

AUMENTO DE ESTA MODALIDAD DELICTIVA

 

Desde APRAM, insisten en que los datos de distintos organismos internacionales muestran que la trata es una realidad que crece año tras año. Las víctimas de este delito y violación de los derechos humanos, son mayoritariamente mujeres y niñas destinadas a la explotación sexual.

Según el avance estadístico de la Memoria anual de la Fiscalía General del Estado (FGE), se abrieron 17 diligencias de investigación y 221 procedimientos judiciales por delitos de trata de seres humanos en el año 2018. Además, las denuncias o querellas interpuestas fueron tres y las sentencias dictadas 45.

A la espera de la publicación del informe anual completo de 2018, en el de 2017 la Fiscalía advirtió del aumento de esta actividad delictiva. Durante ese año, se incoaron 122 diligencias de seguimiento, frente a las 85 del año 2016, lo que representaba un incremento del 30,32%.

De estas diligencias, la mayoría (103) perseguían la trata con fines de explotación sexual de forma concreta. Según los datos, el número de presuntas víctimas explotadas sexualmente alcanzó la cifra de 373 (entre las que se encontraban 19 menores y 14 hombres); y fueron investigadas 434 personas (267 varones y 167 mujeres).

Relacionados con la trata de seres en todas sus modalidades, en 2017 se investigaron 55 grupos, organizaciones y clanes familiares criminales de origen muy diverso: 22 nigerianos, 17 rumanos, cinco paraguayos, tres chinos, dos búlgaros, dos colombianos, dos mixtos, un brasileño y un venezolano.

Además, durante el año 2017 formalmente se incoaron por los Juzgados de Instrucción españoles 254 procedimientos para perseguir delitos de trata de seres humanos.