El Reina Sofía llena el Palacio de Cristal de “esperanza” y “libertad”

El Museo Reina Sofía acoge en su sede del Palacio de Cristal del Parque del Retiro de Madrid una muestra del artista Petrit Halilaj, que lanza un mensaje de “esperanza”, “amor” y “libertad” a través de sus recreaciones florales del gran formato que se podrán ver desde este jueves hasta el 28 de febrero de 2021.

El director del museo, Manuel Borja-Villel, ha señalado este jueves en la presentación que esta es una exposición llena “de esperanza”, puesto que con esta muestra se reinaugura el programa de exposiciones del Reina Sofía, ya que su instalación quedó interrumpida por el decreto de alarma a causa de la pandemia de coronavirus.

Tal y como ha indicado, al igual que la exposición dedicada a Mario Mertz que acoge el Palacio de Velázquez, en este caso se muestra un “cambio de época” en el que “entender la naturaleza como algo separado” de los habitantes “no tiene ya sentido”, de modo que sirve como “deleite” tanto para los humanos como para otras especies.

Halilaj (Kostërrc, Skenderaj, República de Kosovo, 1986) es el autor de esta muestra, que lleva por título ‘A un cuervo y los huracanes que, desde lugares desconocidos, traen de vuelta olores de humanos enamorados’ y que llama la atención desde el exterior del palacio por sus grandes flores y por los elementos de la naturaleza de los que sirve el autor para abordar temas como el hogar, la nación, la identidad cultural y el amor.

Las piezas centrales de esta muestra son las grandes flores realizadas con acero y lienzo pintado, que recrean algunas de las flores importantes de su vida: forsythias, semillas de palma, flores de cerezo, amapola, clavel y lirio.

Su realización es fruto del trabajo entre Halilaj y su pareja, el también artista Álvaro Urbano, quien precisamente le descubrió este rincón de Madrid con el que el artista soñó con exponer, tal y como ha admitido. “Es fascinante cómo uno se relaciona con un lugar por la persona a la que quiere”, ha señalado sobre este trabajo colaborativo.

Halilaj, quien ha confesado que escondió su pasaporte cuando visitó España por primera vez, ya que en territorio español no se reconoce Kosovo como país, tomó como punto de partida la investigación sobre el Palacio de Cristal, que tiene “una historia más oscura de lo que parece” y ahora agradece también a los pájaros que habitan en el parque y a los que “emigran” y “sobrevuelan” el palacio.

Según sus palabras, la muestra enfatiza las nociones de “libertad, reconocimiento y amor”, y contribuye a que la “palabras exclusión no tenga lugar en el futuro”.

Tal y como ha explicado Borja-Villel, una de las piezas que acoge el Palacio de Cristal tiene un “elemento biográfico claro”. Se trata de un cuervo blanco con cuerpo de humano, que hace referencia a la historia de su propio abuelo, quien cuando se enteró de que había sido padre estaba en el campo y, debido a que no era “viril” mostrar los sentimientos, se abrazó a un tronco para expresar su emoción.

Otra de las piezas centrales es ‘Here To Remind You’ (‘Aquí para recordarte’, 2020), dos grandes patas de pájaro majestuosas que se tocan entrelazadas y que simulan dos personalidades diferentes: dos pájaros que se hacen uno.

REINA SOFÍA: OPTIMISMO EN EL REGRESO

Preguntado acerca de las cifras del museo en su primer mes de reapertura, que experimentó pérdidas significativas en el número de visitantes –pasando de 137.540 personas en junio de 2019 a los 15.712 de 2020–, ha señalado que son “optimistas” con la apertura del museo con toda su capacidad, así como las próximas inauguraciones –la muestra de Concha Jerez ,el día 28– y el cine de verano.

Tal y como señaló a principios del mes de junio, el museo calcula seis millones de pérdidas en los ingresos propios, tanto en entradas como en alquiler de espacios. No obstante, lo que más le preocupa a Borja-Villel es el “ecosistema” de productores, mediadores, artistas y escritores, que es “muy frágil”.

En cuanto a las obras de ampliación y acondicionamiento de los espacios para la parte final de la colección, Borja-Villel ha recordado que el “exilio” va a tener una “parte central”, así como la arquitectura.

Sin embargo, ha reconocido que “lo más complicado es la parte económica”, ya que se ha reducido el presupuesto, algo que ha sido “voluntario”. “La idea era ampliar la parte 0 y ampliar la entrada, pero después de la pandemia era importante centrarse en cosas que son esenciales, y nos centramos exclusivamente en lo necesario para ampliar la colección que va a llegar hasta la actualidad”, ha señalado.

En este sentido, ha indicado que la muestra de Petrit Halilaj “marca el tono” de antes de la pandemia pero tiene también mucho que ver con ella, y pone de relieve la importancia que ya tenía para el museo “la ecología”. “La Covid-19 es un signo, que está relacionado con los incendios de Australia, con todos los desastres, y es una señal de que o cambiamos nuestra relación con el mundo o vamos encaminados a una extinción”, ha señalado el director del Reina Sofía.