El Taj Mahal multa a los turistas que pasen más de tres horas en su interior

A no ser que vuelvan a comprar una nueva entrada

El Gobierno indio ha anunciado que multará a los turistas con la obligación de comprar una nueva entrada al Taj Mahal si pasan más de tres horas disfrutando del fastuoso mausoleo de Agra reconocido como uno de los patrimonios de la humanidad por la Unesco, según informa la prensa local india.

La medida fue tomada por la Superintendencia de Arqueología de Agra, responsable del mantenimiento del monumento, construido en el siglo XVII por el emperador mongol Shah Jahan como homenaje a su esposa Mumatz Mahal.

La entrada al complejo del Taj Mahal tiene un precio de 14 euros, a lo que habría que añadir dos euros más para ver el mausoleo por dentro. El tiempo máximo para realizar esta visita es de tres horas, tras lo cual el visitante tiene que comprar una nueva entrada.

Existen una serie de maquinas (siete de entrada y diez de salida) que controlan los visitantes y que marcan el tiempo que han estado en el recinto. Si el dispositivo detecta que el visitante se pasó del límite de tres horas, estará obligado a comprar una nueva entrada.

El monumento atrae un promedio de 22.000 visitantes al día que se elevan hasta los 60.000 en las épocas de mayor afluencia. La prueba de fuego del sistema fue el pasado fin de semana, informa Times of India, cuando el sábado recibieron 50.000 personas, y el sistema funcionó correctamente.

Cada año el monumento recibe ocho millones de visitas, de las que un 10% son internacionales. Pero esta medida, más que para los extranjeros, parece apunta a los residentes, porque los indios (que les cuesta menos de un euro) la entrada tienen la costumbre de llegar temprano y pasar el resto del día descansando en los jardines, donde incluso hacen picnic en sus jardines.