El Teatro de la Zarzuela estrena “La casa de Bernarda Alba”

El Teatro de la Zarzuela de Madrid estrena “La casa de Bernarda Alba” de la mano del compositor español  Miquel Ortega, quien verá el próximo sábado cómo la partitura sobre la obra teatral de García Lorca, que empezó a componer en 1991, se ha convertido en ópera de cámara.

Y lo hará como estreno mundial porque hasta la fecha nadie había compuesto una ópera de cámara (para 14 músicos), que llevará a este género las voces de esas nueve mujeres atrapadas en una casa del pueblo de Valderrubio (en la vega granadina).

Así, y a lo largo de 8 funciones -hasta el 22 de noviembre- el amor de Adela por Pepe el Romano volverán a recitarse bajo la batuta de Ortega, quien ha adelantado en una rueda de prensa que el espectador se enfrentará a una partitura de “sonidos descarnados”, como los gritos de Bernarda y todas las moradoras de esa casa.

Ocho mujeres y un hombre, porque en esta versión, que cuenta con Rubén Fernández al piano, a Poncia la criada la sube a escena el barítono Luis Cansino, en una decisión que el director de la Zarzuela, Daniel Bianco, justifica: “Me parecía que como era la única persona que se enfrenta a Bernarda tenía que tener otro registro”.

El reparto lo completan una “agradecida” Nancy Fabiola (Bernarda), Carmen Romeu (Adela), Carlos García (Martirio), Marifé Nogales (Amelia), Belén Elvira (Magdalena), Berna Perles (Angustias), Milagros Martín (criada) y la recientemente galardonada con el premio Nacional de Teatro, Julieta Serrano, quien da vida a la anciana madre de Bernarda, María Josefa.

“A mi edad -ha declarado la actriz madrileña- y después de tantos años de trabajo ya no pienso en ningún papel, pero sí que pensaba que quería hacer el papel de la María Josefa. Estrené a Lorca en 1964 y lo he hecho varias ocasiones, así que era como cerrar el círculo”.

En palabras de Serrano, que tiene el único papel no cantado, cuando Bianco le ofreció este trabajo empezó a tener un “miedo espantoso” por ser una actriz “ajena a la ópera”, pero ahora reconoce que está disfrutando: “que a mi edad me llegue este papel es un regalo”.

Por su parte, para Nancy Fabiola se trata de un “reto muy grande” al ser Bernarda Alba un “personaje muy fuerte”, así como al tratarse de una “partitura difícil y potente”.

En esta ocasión, esta nueva propuesta de la obra de Federico García Lorca, de quien este año se está celebrando el 120 aniversario de su nacimiento, la dirección de escena corre a cargo de Bárbara Lluch (nieta de Nuria Espert), una mujer que, según Bianco, “respira Lorca”.

En palabras de Lluch, las actrices y actor de esta obra “defienden sus papales desde los ovarios”.

En cuando a la escenografía, su autor, el italiano Ezio Frigerio, ha descrito que está hecha para que la gente “vea que cada chica tiene una habitación”, pero que en realidad esa casa es un “lugar de locos”. “Por eso he pensado que se tenía que pensar que hay algo de cárcel o manicomio en esas paredes”, ha matizado.

Según ha recordado Frigerio (Milán, 1930), cuando llegó por primera vez a España en 1949 como marino mercante se dio cuenta cómo en su país se conocía a García Lorca más que en España. “Lorca era como una bandera para los jóvenes porque tiene una voz popular y simple que llega a todos”.

Con el ambiente creado por el italiano y con sus protagonistas vestidas por las creaciones de Franca Squarcipiano, el espectador se meterá “en el alma de la casa” porque ellas, a través de la “magia de Lorca”, según Bianco, se convierten en el reflejo de “nuestro ayer y de nuestro hoy”.

Para todos lo que no puedan acudir a las funciones del teatro, la del día 18 será retransmitida por Facebooklife, una actividad con el que la casa de la Zarzuela está llegando a un número de público “apabullante”, ha concluido su director.