El Teatro de la Zarzuela moderniza ‘La verbena de La Paloma’

Una versión del siglo XXI para los más jóvenes

“Es un placer hacer este proyecto con sangre joven. Pablo Messiez ya se ha enfrentado a grandes títulos y su honestidad para mi se basa en hacer lo que piensa y desea”, ha dicho el director del Teatro de la Zarzuela, Daniel Bianco.

El objetivo de esta iniciativa, enmarcada dentro del Proyecto Zarza, es acercar a los más jóvenes al género y así lograr que la Zarzuela tenga continuidad en un futuro.

El título elegido para esta tercera edición de Zarza estará interpretado por jóvenes cantantes que en su mayoría están entre los 18 y los 30 años y que han sido elegidos a través de un largo proceso de audiciones en las que participaron 300 chicos.

‘La verbena de La Paloma’ es una versión libre de la obra de Tomás Bretón firmada por Pablo Messiez a partir del libreto de Ricardo de la Vega de finales del siglo XIX.

La dirección musical y escénica correrá a cargo del maestro Ólivier Díaz y del propio Messiez, y los 17 actores-cantantes estarán acompañados por una orquesta de cámara integrada también por ocho jóvenes músicos.

“Fuimos a institutos para conocer el imaginario de los jóvenes. La función trata temas que transcienden de la época”, ha indicado Messiez.

Todas las funciones serán en la sala principal del Teatro de la Zarzuela y se alternarán pases escolares para alumnos de ESO y Bachillerato y funciones para el público general con un total de catorce sesiones.

En las funciones escolares habrá un coloquio entre el público y los artistas. Además, la función escolar del viernes 1 de marzo a las 12.00 horas será emitida en directo a través de Facebook, Youtube y la página web del Teatro.

 

UN CLÁSICO QUE SE ENFRENTA “SIN MIEDO” AL SIGLO XXI

Estrenada en el Teatro Apolo de Madrid el 17 de febrero de 1894, el título de la obra hace referencia a una de las más castizas y tradicionales verbenas de la ciudad. Sin embargo, como era habitual en la época, se presentó con subtítulo, ‘El boticario y las chulapas y celos mal reprimidos’, que describe a la perfección el conflicto de esta historia.

El argumento original trata de la desesperación del joven Julián, que se consume de celo al ver a su novia, Susana, coquetear con el viejo boticario, don Hilarión.

“Hemos creado algo que va a hacernos pensar, que es lo importante de una obra. Si los jóvenes se interesan por ello vamos a generar un bucle del que las nuevas generaciones podrán disfrutar”, ha dicho el actor David Pérez.

Sin modificar la partitura original ni las letras y manteniendo los personajes principales y las situaciones del libreto original, Messiez ha modificado los textos que no son cantados poniendo el foco en el amor, la celebración y la música como respuesta a la soledad.

Esta nueva versión se sitúa en la noche del 14 de agosto de 2019, la más calurosa del año. La gente entra en extraños estados de sofocación por el calentamiento global y piden “música fresca”.

En este contexto, la directora de un centro cultural de barrio se dispone a inaugurar su salón principal con una serie de actividades como la representación de ‘La verbena de La Paloma’.

Un error en la programación hace que todas las actividades coincidan a la misma hora. Así, deciden empezar la verbena confiando en que la música enseñe a convivir los allí presentes.