El Thyssen dedicará una retrospectiva a Magritte

En otoño de 2020

El Museo Nacional Thyssen Bornemisza dedicará una retrospectiva a René Magritte en otoño de 2020 bajo el título ‘La máquina Magritte’, que estará comisariada por el director artístico del museo, Guillermo Solana.

Esta exposición desvelará al espectador el “sistema retórico” de Magritte, sus “recurrencias” y los “métodos”. “Si solo existiera una pintura de Magritte sería un enigma insoluble, pero Magritte tiene una obra muy amplia y si uno convive suficiente tiempo con su obra descubre que hay un sistema detrás”, ha señalado Solana.

Según ha avanzado durante una entrevista, el título de la muestra alude al catálogo que Magritte escribió en 1950 junto a los surrealistas belgas, que eran “especialmente traviesos”.

Magritte lo llamó la “manufactura de poesía”, en referencia a una “fábrica imaginaria de productos que tienen que ver con la idea de mecanizar la creación o el pensamiento”. “El producto más caro es una máquina universal de producir cuadros”, ha dicho Solana, cuya tesis es que “sea máquina existe” y que “es la obra de Magritte”. Por ello, la exposición tiene seis capítulos y cada uno de ellos describe uno de estos dispositivos.

En palabras de Solana, Magritte es una exposición “difícil” de hacer porque se trata de un pintor “muy demandado por el público”, y su éxito “solo es comparable al de Dalí”. “Y ya veremos, porque está aumentando su popularidad”, advierte.

 

IMPRESIONISTAS Y LA FOTOGRAFÍA

 

Después de la muestra ‘Balenciaga y la pintura española’, que termina el 22 de septiembre, el Thyssen acogerá ‘El impresionismo y la fotografía’, del 15 de octubre al 26 de enero de 2020. En ella, el visitante recorrerá todos los géneros de la pintura impresionista, comparando obras muy conocidas de Monet, de Sisley, de Pissarro o Renoir, con fotografías famosas de la época que pudieron inspirarles que ofrecen un “contexto” para ver la pintura. “Muchos impresionistas se inspiraron en la fotografía más de lo que reconocieron y la exposición quiere probarlo”, ha señalado Solana.

Después, entre febrero y mayo de 2020, el Thyssen acogerá ‘Rembrandt y el retrato en Ámsterdam 1590-1670’, y en verano dedicará una retrospectiva a Alex Katz (Nueva York, 1927), que recorra desde los iconos de su obra de finales de los años 50 hasta lo que pinta en la actualidad.

 

EL THYSSEN SE ASOMA AL ARTE CONTEMPORÁNEO

 

Como resultado del acuerdo firmado entre el Museo Thyssen y la Thyssen-Bornemisza Art Contemporary (TBA21), presidida por Francesca Thyssen-Bornemisza y que desde el pasado mes de abril dirige Carlos Urroz (exdirector de la feria ARCO), la pinacoteca contará con dos exposiciones de arte contemporáneo al año, que en 2020 estarán dedicadas a Dominique Gonzalez-Foerster y Tomás Salazar.

En palabras de Solana, este acuerdo con TBA 21 enriquece al museo, ya que se ve cómo la actividad coleccionista de los Thyssen se ha prolongado e, igual que había una primera generación que coleccionó arte antiguo, la generación de Francesca está centrada en arte contemporáneo.

Además de mantener la identidad del museo, esta decisión sigue la tendencia de los grandes museos históricos de dejar un hueco al arte contemporáneo. Esto no significa, no obstante, que la gran exposición del año vaya a ser de arte contemporáneo porque eso desconcertaría al público, según ha precisado.