España planea mantener las fronteras cerradas hasta julio

Las autoridades españolas planean mantener las fronteras del país cerradas a la mayoría de los viajeros procedentes del extranjero hasta julio, dijeron dos fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores, en una medida con la que se busca evitar una segunda oleada de contagios por el coronavirus.

Las fronteras terrestres con Francia y Portugal han estado cerradas desde que se declarara el estado de alarma a mediados de marzo para combatir la pandemia, lo que ha llevado a la economía de España al borde del estancamiento y ha golpeado duramente a su importante sector turístico.

España ha comenzado a levantar el confinamiento de sus residentes a medida que la pandemia se ha ido poniendo bajo control. Paralelamente, ha decidido aplicar una cuarentena de dos semanas a los llegados al país desde el extranjero, cerrando en la práctica la frontera a los viajes aéreos y marítimos para evitar la importación de nuevos casos de otros países.

Esta cuarentena obligatoria expirará el 24 de mayo cuando el estado de alarma toque a su fin, si bien tanto el uno como la otra podrían ser prorrogadas. En cualquier caso, es probable que las restricciones al viaje se mantengan durante mucho allá del 24 de mayo, sin importar lo crucial que sea el turismo para la economía española, dijeron las fuentes.

“Al llegar a la nueva normalidad, se puede empezar a considerar la apertura de la frontera con países Schengen, estaríamos hablando de abrir con estos países a principios de julio”, dijo una de las fuentes.

La segunda fuente confirmó que el Gobierno no espera reabrir las fronteras hasta julio.

Para evitar el surgimiento de una segunda ola de infecciones importada por viajeros llegados desde el extranjero, el Ejecutivo de Pedro Sánchez está estudiando distintas maneras de controlar el acceso al país.

“Los dos modelos que se proponen son o corredores sanitarios o exigencia de pruebas médicas”, dijo la primera fuente. “Este es el debate que se está manteniendo con el resto de países europeos”.

La fuente añadió que todavía sería posible salvar parte de la temporada de vacaciones con los turistas de los países del espacio Schengen.

La industria turística española atrae a unos 80 millones de visitantes al año y representa alrededor del 12% del producto interior bruto en el segundo país más visitado del mundo.

Los hoteleros de regiones como las Islas Baleares han estado presionando al Gobierno central para que establezcan corredores especiales para el viaje de turistas procedentes de Alemania o de otros de los países de procedencia de muchos de sus visitantes.

La Comisión Europea establecerá las directrices para reanudar el turismo dentro de las fronteras de la Unión Europea, sugiriendo a los pasajeros aéreos que usen mascarillas, en un esfuerzo por salvar al devastado sector turístico de cara a la lucrativa temporada de verano.