España se prepara para una nueva ola de frío extremo

España se prepara para nueva ola de frío extremo tras el paso de Filomena. Las autoridades prevén temperaturas más bajas que se mantendrán al menos hasta el próximo martes en varias localidades, principalmente del centro y este del país. La peor tormenta de nieve de las últimas décadas dejó cuatro personas muertas.

Varias zonas de España tardarán en volver a la normalidad, tras la mayor nevada en 50 años. Después del paso de la borrasca Filomena, las marcaciones de los termómetros comienzan a bajar aún más desde este domingo, con temperaturas “siberianas”, y bajarán aún más el lunes, de acuerdo con los pronósticos meteorológicos.

En la madrugada del martes también se esperan fuertes heladas. En zonas del interior pueden registrase -8ºC y en zonas de montaña y áreas llanas con superficie nevada, los residentes pueden enfrentar hasta -10ºC. El servicio meteorológico de España prevé que las temperaturas bajen el martes hasta -14ºC en la zona oriental de Albacete.

La escasamente poblada provincia de Teruel permanece en alerta roja por intensas nevadas, mientras que grandes zonas del este de Aragón y Cataluña también se mantienen en alerta por la ola de frío que enfrentan estos territorios. Más de 6.000 personas se quedaron sin luz en algunos pueblos de Cataluña, de acuerdo con las autoridades regionales.

Este nuevo golpe de bajas temperaturas llega cuando varias localidades ya declararon el estado de calamidad. Madrid, una de las zonas colapsadas por el temporal, vivió escenas inusuales con decenas de personas tratando de esquiar en sus calles y otras creando figuras de nieve. El alcalde de la capital española, José Luis Martínez-Almeida, dijo el domingo que evalúa solicitar la declaración de zona catastrófica en la ciudad.

Con la partida de Filomena, comenzaron las labores de limpieza de nieve que dan algo de tregua frente al temporal. Los equipos de emergencia en el centro de España despejaron 500 carreteras y rescataron a más de 1.500 personas que se encontraban atrapadas en sus vehículos, lo que permitió a Madrid y otras áreas reanudar algunas actividades.

Después de que se registraran 50 centímetros de nieve en la capital española entre la noche del viernes y el sábado, Madrid y una gran parte del país iniciaron la jornada del domingo con carreteras, vías férreas y viajes aéreos interrumpidos por la tormenta Filomena.

 

OPERACIONES DE LIMPIEZA

Pero poco a poco y a medida que avanzaron las operaciones de limpieza, empezó la reanudación del transporte. Los trenes que atraviesan la capital volvieron a funcionar gradualmente en horas de la tarde, aunque la importante línea de alta velocidad que une Madrid con Barcelona sigue sin funcionar.

No obstante, alrededor de 150 carreteras siguen intransitables. Las autoridades dijeron que todos los viajes en automóvil deberían posponerse y que las cadenas para neumáticos son obligatorias para los desplazamientos imprescindibles. Indicaron que, aunque todas las personas atrapadas en sus autos por la nieve ya fueron rescatadas, cientos de vehículos debían ser recuperados luego de ser abandonados por los conductores.

Con respecto a los vuelos, el ministro de Transporte, José Luis Ábalos, dijo que fueron despejadas dos pistas en el aeropuerto de Madrid-Barajas y que, si el clima lo permite, el servicio regresaría lentamente entre el domingo por la noche y el lunes.

La aerolínea española Air Europa informó que cancela todos sus vuelos de salida programados para este domingo desde Madrid-Barajas e intentará operar algunas llegadas.

Pese al temporal, sigue en pie la llegada y posterior distribución en las distintas regiones del país de una nueva remesa de más de 300.000 vacunas de las compañías Pfizer/BioNTech este lunes, según indicaron los Ministerios de Sanidad, Interior y Transporte.

En una rueda de prensa, el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, indicó que el Gobierno coordina esfuerzos para continuar con las campañas de vacunación contra el Covid-19, que iniciaron en el país en el mes de diciembre.

El Gobierno español señaló que enviará el lunes a territorios aislados por la tempesta caravanas cargadas tanto con las vacunas como con suministros de alimentos. “El compromiso es garantizar el suministro de salud, vacunas y alimentos. Se han abierto corredores para entregar la mercadería”, dijo el ministro de Transporte, José Luis Ábalos.

Filomena ha ido perdiendo fuerza a medida que avanzaba hacia el este, pero las autoridades aún instan a las personas a permanecer en casa para limitar el riesgo de accidentes y caídas en las calles.

“El peligro no ha terminado (…) Se acerca una semana de frío extremo que transformará toda la nieve del suelo en hielo, multiplicando así el riesgo. La tormenta trae consigo una ola de frío que podría hacer que las temperaturas bajen a niveles récord “, concluyó el ministro del Interior, Fernando Grande-Markaska.