Estudios indican que la vacuna rusa Sputnik V es segura

La vacuna rusa contra la COVID-19 no ha provocado incidentes adversos y genera anticuerpos, según los resultados preliminares de los ensayos clínicos, detallados en un estudio difundido por la revista médica británica “The Lancet”.

La vacuna rusa contra la COVID-19 no ha provocado incidentes adversos y genera anticuerpos, según los resultados preliminares de los ensayos clínicos, detallados en un estudio difundido por la revista médica británica “The Lancet”.

La publicación del informe llega semanas después del anuncio por parte de Rusia de una vacuna contra la COVID-19, con el nombre Sputnik V, de la cual pretenden producir alrededor de cinco millones de dosis mensuales entre este otoño y principios del próximo 2021. Sin embargo, la OMS y el mundo científico observan con inquietud, ya que los investigadores rusos no han aportado detalles de las pruebas clínicas.

El estudio detalla los primeros hallazgos arrojados por dos ensayos clínicos en su fase temprana, en los que han participado 76 personas.

Rusia es el cuarto país del mundo con más casos confirmados de coronavirus, tras superar el millón de contagios (concretamente, 1.011.987 positivos), aunque mantiene relativamente controlada la tasa de fallecimientos, con alrededor de 17.500 muertes registradas.

El grupo de expertos encontró que dos formulaciones -una congelada y otra liofilizada- de una vacuna que consta de dos partes son “seguras”, pues no identificaron reacciones adversas de gravedad en más de 42 días e indujeron respuestas de anticuerpos en todos los participantes en un plazo de 21 días.

 

RESULTADOS SECUNDARIOS

Los resultados secundarios de los ensayos, que no son tan relevantes como los primarios, también llevaron a pensar, según esto, que las vacunas producen asimismo, en un plazo de 28 días, respuesta de células T, que detectan y mata patógenos invasores o células infectadas.

La formulación congelada está diseñada para su uso a gran escala, mientras que la liofilizada se desarrolla teniendo en mente aquellas regiones de difícil acceso, pues puede almacenarse a temperaturas de entre 2 y 8 grados centígrados.

El estudio explica que la vacuna incluye dos vectores de adenovirus -el llamado “tipo 26 de adenovirus humano recombinante” o rAd26-S y el “tipo 5 de adenovirus humano recominante o rAd5-S-, modificados para expresar la “proteína del pico” SARS-CoV-2, herramienta clave que el virus utiliza para invadir las células humanas.

 

BRASIL YA LA VA A APLICAR

La vacuna desarrollada por científicos rusos comenzará a ser probada en unas diez mil personas en Brasil a finales de octubre, después de que las autoridades sanitarias hayan aprobado su uso en el país, informa RTVE.

Así lo han anunciado desde la gobernación del estado sureño de Paraná, que firmó un acuerdo de transferencia de tecnología con el Instituto Gamaleya, el responsable por la vacuna Sputnik V, para que sea experimentada y posteriormente producida en el país latinoamericano, el segundo más afectado por el virus del mundo, con más de cuatro millones de casos.