Expertos en economía presentan un manifiesto contra el confinamiento

Por ser una medida “ineficaz, humillante y destructiva”

Economistas y técnicos del Estado, entre ellos Joaquín Leguina y Guillermo de la Dehesa, sostienen que las imposiciones del estado de alarma están “aniquilando la economía española y provocando la estigmatización de las personas mayores”

Un grupo de expertos en economía y técnicos del Estado ha presentado un manifiesto, Contra el confinamiento de la población, en el que muestra su oposición frontal a las medidas de aislamiento social ordenadas por el Gobierno de Pedro Sánchez para frenar la extensión del coronavirus.

Los firmantes, Juan José R. Calaza (economista y matemático), Andrés Fernández Díaz (catedrático emérito de Política Económica de la Universidad Autónoma de Madrid), Joaquín Leguina (estadístico Superior del Estado y ex presidente de la Comunidad de Madrid) y Guillermo de la Dehesa (economista del Estado), consideran que el confinamiento “es una medida fascista ineficaz, humillante, traumatizante y destructiva” que supone más problemas que soluciones.

Los expertos, “mayores de 70 años”, tal y como se presentan, recuerdan que el confinamiento, “con el pretexto de proteger a las personas más afectadas por la epidemia, esto es, las que tienen más de 60 años”, está aniquilando la economía española, provocando la estigmatización de las personas mayores y constituye, a su juicio, “una medida de dudosa legalidad” jurídica.

“España no podrá encajar dos crisis seguidas. Primero, epidémica; después, económica”, dicen desde la plataforma, que avisan de que pronto los jóvenes harán responsables a los mayores “de la hecatombe económica, culpándoles de haberles bloqueado el futuro”.

Denuncian que el confinamiento, desde el punto de vista de la administración judicial, constituye “arresto domiciliario”, sin que en este caso previamente haya habido juicio ni sentencia, y opinan que, por ende, es una medida de dudosa legalidad adoptada brutal e irracionalmente, sin ningún tipo de base científica.

Tal y como defendieron al principio las autoridades británicas, partidarias inicialmente de no cerrar escuelas y confinar a la población con el objetivo de desarrollar “una especie de inmunidad de grupo”, los firmantes defienden que “la infección de parte de la población, digamos el 70%, propulsa una forma de Herd immunity. La cual protegerá a los mayores el próximo invierno habida cuenta que muchas personas son reacias a vacunarse y desconocemos los efectos secundarios de una eventual vacuna”.

Y advierten: “Están muriendo personas en España por causas distintas al Covid-19 al crearse cuellos de botella en urgencias”.

USO DE MASCARILLAS

La solución, a su juicio, pasa por el uso masivo de mascarillas: “Lo que salva vidas es la prevención y utilización masiva de mascarillas cuando aún no se ha alcanzado un umbral critico de contagio y protegiendo, desde un principio, a ancianos que difícilmente pueden asumir su propia protección en residencias”.

En cuanto a las consecuencias del confinamiento, los cuatro expertos pronostican que “un Estado endeudado por el desmoronamiento económico carecerá de medios para mantener un sistema de salud eficiente capaz de salvar vidas en el futuro”.

“Sorprende la visión cortoplacista de medidas draconianas, tomadas en España, cuyos impactos económicos, familiares, penales, intelectuales, laborales, afectivos, físicos, psíquicos, etc., debidos al confinamiento obligatorio, serán sin duda devastadores”, lamentan.

Y rechazan las críticas formuladas por los gobiernos de España e Italia contra los socios comunitarios que se oponen a la emisión de eurobonos: “Es lamentable que países latinos europeos que han pulverizado sus economías, consecuencia de las exageradas medidas impuestas, pidan a Holanda y Alemania que las salven emitiendo eurobonos”.