La mitad de los españoles cree que los gobiernos usan las tecnologías para controlar a la población

La mitad de los españoles cree que los gobiernos están usando las tecnologías para controlar a la población con finalidades distintas a la salud durante la pandemia del coronavirus, según se desprende del estudio ‘Actitudes ante la Tecnología y Usos de las TIC en la Sociedad Española en el marco del Covid-19’ de la Fundación BBVA.

La investigación, que ha sido presentada en un acto virtual, pretende examinar comportamientos de la sociedad española en internet y de valoraciones sobre usos de la tecnología, con especial atención al espacio temporal de la Covid-19. Consuelo Perera, técnico del Departamento de Estudios Sociales y Opinión Pública de la Fundación BBVA, y el director de la Fundación BBVA, Rafael Pardo, han presentado los resultados del informe cuyo antecedente se realizó en 2008.

Esta percepción de control gubernamental es mayor entre las personas más jóvenes, pues lo considera así el 60% entre los encuestados de 14 a 17 años y el 53% de quienes tienen entre 18 y 24 años, y quienes se ubican en la derecha ideológica (66%).

Respecto a los efectos de la pandemia, el informe revela que un 40% de los encuestados dice que ha afectado mucho o bastante a su economía personal, mientras que un 98% opina que ha afectado mucho o bastante a la economía del país.

En este sentido, el estudio revela que el 96% de los entrevistados considera que el sistema sanitario está muy o bastante afectado, porcentaje que se sitúa en el 78% en el caso del impacto de la crisis de la Covid-19 sobre las libertades. Más del 90% de los españoles considera que la pandemia del coronavirus ha demostrado la necesidad de invertir mucho más en ciencia y en medicina.

En relación con la información sobre el coronavirus, el 75% de los ciudadanos ha buscado información sobre el Covid-19 en internet y en condiciones de acceso libre y gratuito. Han recurrido a los medios de comunicación convencionales –ediciones digitales de periódicos, diarios digitales, radio y televisión– que han excluido este contenido de sus políticas de pago.

En este contexto, el estudio señala que el uso de las redes sociales se ha multiplicado por 14 desde 2008 y que han sido utilizadas como medio de información por un 40% de los españoles, ocupando el último lugar en la consideración de fuente fiable.

Según este informe, los organismos vinculados a la ciencia y la medicina encabezan la lista de fuentes de información fiable, seguidos por diarios en versión digital o nativos digitales y radios. Las televisiones (pública y privada), el Gobierno central y las redes sociales no alcanzan el 5 en una escala de 0 a 10 en la confianza que inspiran como fuentes de información sobre el coronavirus.

 

INTERNET: ESENCIAL PARA LA MAYORÍA

Otra de las conclusiones de esta investigación es que en 2008 el 18% de los españoles consideraba internet “esencial” en su vida, un porcentaje que ha escalado al 60% en 2020. Así, el 90% usa internet a diario y un tercio afirma estar conectado casi todo el día. En el caso del móvil, en la actualidad es esencial para un 57% de los españoles, para el 46% en 2008.

Aunque la percepción de las tecnologías es positiva en general, más del 80% cree que usar internet supone un problema en términos de privacidad, seguridad, veracidad, posible acoso y exceso de publicidad.

La pandemia ha acelerado el proceso de digitalización, introduciendo nuevos retos a todos los niveles y cambios que un 64% de los españoles creen que permanecerán a la larga. Así, el teletrabajo se ha casi duplicado a partir del confinamiento de 2020, pasando del 16% al 30%, si bien ese porcentaje se concentra en perfiles profesionales y puestos vinculados con una mayor cualificación y se limita mucho entre los trabajadores manuales.

De este modo, el estudio revela que uno de los usos que se ha generalizado es la vídeollamada con compañeros de trabajo, clientes o proveedores (la utilizaron un 92% entre quienes han teletrabajado). Entre los trabajadores que han aplicado el teletrabajo, el 40% considera que su productividad no ha variado, y un 36% considera que incluso ha mejorado.

 

COMPRA ON LINE

La investigación señala que el 93% de los españoles dice que prefiere hacer la compra presencialmente, se han adaptado a la situación y un tercio está realizando la compra online. En el ámbito de la salud, el 93% prefiere acudir a la consulta presencial con el médico; en el sector bancario, el 71% prefiere utilizar internet para realizar transferencias; y el 88% apuesta por el contacto personal para pedir créditos.

Sobre el ocio, el informe sostiene que desde 2008 ha crecido notablemente el número de españoles que pagan por ver o descargar películas y series (de un 7 a un 45%) y por escuchar y descargar música (de un 11 a una 32%), pero todavía hay porcentajes muy significativos que declaran que ni lo han hecho ni están dispuestos a hacerlo en el futuro, un porcentaje que llega al 64% en el caso del pago para leer un periódico en su versión digital.

El libro digital es uno de los productos culturales que hasta la fecha no ha logrado implantarse, y el 83% de los españoles declara seguir prefiriendo el papel.

Durante la pandemia, y ante la imposibilidad o dificultad de mantener actividades fuera del ámbito doméstico, el ocio digital ha crecido notablemente en todas sus vertientes, y la mayoría de los españoles reconocen que recurren a internet “siempre” o “bastantes veces” cuando se aburren (58%) y le dedican más tiempo del previsto (55%). Además del acceso a contenidos de pago de series, películas o música, ha crecido el consumo de otros ligados a la cultura, el deporte, los hábitos saludables y la cocina.

La investigación empírica se ha obtenido a través de una encuesta telefónica a una muestra de 5.000 personas de 14 y más años, y el trabajo de campo ha sido realizado por Metroscopia entre septiembre y diciembre de 2020.