Los microplásticos se pueden introducir en la cadena alimentaria

Son caballos de Troya para las bacterias marinas

La acumulación de microplásticos en los alimentos puede estar subestimada y además cabe el riesgo de que introduzcan en la cadena alimentaria bacterias dañinas comunes en las aguas costeras.

Investigadores de la Universidad de Portsmouth probaron una teoría de que los microplásticos cubiertos con un recubrimiento de biopelícula (muy parecido a las algas naturales) tenían más probabilidades de ser ingeridos por ostras que los microplásticos que estaban completamente limpios. Aunque el experimento se llevó a cabo con ostras en condiciones de laboratorio, los científicos creen que se podrían encontrar resultados similares en otras especies marinas comestibles que también filtran el agua de mar como alimento.

Hasta ahora, los estudios para probar los impactos de los microplásticos en la vida marina han utilizado típicamente microplásticos vírgenes y limpios. Sin embargo, esto no es representativo de lo que sucede con los microplásticos en el medio marino. Las bacterias colonizan fácilmente los microplásticos que ingresan al océano.

En este estudio, publicado en Science of the Total Environment, los científicos compararon las tasas de absorción de microplásticos limpios versus microplásticos con un recubrimiento de biopelícula de E. coli. Los resultados fueron preocupantes: las ostras contenían 10 veces más microplásticos cuando se expusieron a las perlas recubiertas de biopelícula. Se plantea la hipótesis de que estos MP recubiertos parecían más como alimento para las ostras, lo que explica su ingestión preferencial sobre los microplásticos limpios.

Los científicos dicen que las implicaciones para la cadena alimentaria son preocupantes. La ingestión de microplásticos no solo es mala para las ostras, sino que también afecta la salud humana. El plástico no se descompone en el animal marino y se consume cuando lo comemos.

 

CABALLOS DE TROYA

La investigadora principal, la doctora Joanne Preston, lectora de Ecología y Evolución Marina en la Universidad de Portsmouth, dijo: “Lo que hemos descubierto es que los microplásticos son realmente el caballo de Troya del mundo marino. Descubrimos que los plásticos limpios tenían poco impacto en las tasas de respiración y alimentación de las ostras, pero tuvieron un impacto cuando las alimentaste con el microplástico escondido en la biopelícula.

Las ostras tomaron más y afectaron su salud. No se sabe exactamente cuánto podría afectar esto a la cadena alimentaria, pero La probabilidad se debe a que las criaturas están ingiriendo más plástico y, potencialmente, organismos causantes de enfermedades, esto finalmente tendrá un efecto negativo en la salud humana.

Sabemos que los microplásticos pueden ser el mecanismo por el cual las bacterias se concentran en las aguas costeras y esto demuestra que son más fáciles absorbido por los mariscos y puede ser transferido a los seres humanos u otra vida marina”.

El dcotor Preston dice que “han probado con éxito una hipótesis; esto abre la puerta a más investigaciones sobre estudios ambientalmente relevantes de los impactos a largo plazo de los microplásticos recubiertos de biopelícula en una gama más amplia de vida marina. También necesitamos estudiar la transferencia de microbios en la cadena alimentaria a través de los plásticos con mucho mayor detalle”.

El profesor Steve Fletcher, director de la iniciativa Revolution Plastics de la Universidad, dice que “los hallazgos de esta investigación nos brindan más información sobre el daño potencial que los microplásticos están teniendo en la cadena alimentaria. Demuestra cómo podríamos estar subestimando enormemente el efecto que los microplásticos tienen actualmente. Está claro que se necesitan con urgencia más estudios”.