Los residentes y el personal sanitario de residencias serán los primeros en vacunarse

El Consejo de Ministros ha aprobado el Plan de Vacunación contra COVID-19, que recoge que los residentes y el personal sanitario de residencias y centros de grandes dependientes serán los primeros en vacunarse una vez lleguen las primeras dosis, a partir de enero de 2021, según ha anunciado el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en rueda de prensa.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció el viernes que el objetivo es que “una parte muy sustancial” de la población española esté vacunada, “con todas las garantías”, en el primer semestre de 2021. Con la presentación de esta estrategia, Sánchez aseguró que España será “el primer país de la Unión Europea junto a Alemania” en tener un plan completo de vacunación. “Hemos estado trabajando desde septiembre en este plan, que será aprobado el próximo martes en Consejo de Ministros. Estamos preparados”, resaltó.

El Ministerio de Sanidad prevé que España podrá contar con hasta 140 millones de dosis de vacunas contra COVID-19 a través de los acuerdos firmados por la Comisión Europea (CE) con las distintas compañías farmacéuticas desarrolladoras. Así, el departamento dirigido por Salvador Illa calcula que se podrían realizar 80 millones de inmunizaciones en nuestro país, es decir, casi el doble de la población española (47,32 millones), según explicaron este lunes fuentes ministeriales.

Los contratos firmados por la Comisión Europea van a llegar hasta 1.400 millones de dosis, unas 800 millones de inmunizaciones, ya que casi todas las vacunas desarrolladas hasta el momento, como las de Moderna, Pfizer o AstraZeneca, constan de dos dosis. Por el momento, la candidata de Janssen es la única que se administraría en una sola dosis. Europa ya ha firmado cinco contratos para acceder a vacunas en desarrollo, mientras otras dos están en estados “avanzados” de negociación.

De esas 800 millones de inmunizaciones, a España le correspondería el 10 por ciento: 80 millones. El motivo, según estas fuentes, es asegurarse un número suficiente de vacunas en caso de que alguna de ellas no termine siendo aprobada por la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés), algo posible hasta que no se cuente con más datos definitivos. De la misma forma, en caso de que haya exceso de vacunas, se realizará su distribución hacia otros territorios no comunitarios.

En rueda de prensa, la directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), María Jesús Lamas, indicó que la idea es realizar compras anticipadas de las vacunas mientras se están desarrollando los ensayos clínicos. “El número total de dosis que se van a contratar con este proceso excede con mucho al de la población española. Tener un portfolio amplio asegura las posibilidades contar con una vacuna. Podría ocurrir que alguna de las vacunas no llegara a tener autorización”, destacó.

El presidente del Gobierno avanzó el domingo que el plan de vacunación contará con 13.000 puntos de vacunación para garantizar un “acceso equitativo a las vacunas” a través de la Atención Primaria. Ayer, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, defendió con rotundidad que el sistema sanitario español tendrá la capacidad suficiente para poder realizar esta vacunación masiva. “Tenemos una amplia red de Atención Primaria. Tienen capacidad para realizarlo. La capacidad del sistema es más que suficiente, y más sabiendo que las vacunas van a llegar progresivamente”, añadió.

 

NO SERÁ OBLIGATORIA

Fuentes ministeriales descartan que en las etapas iniciales la vacunación sea obligatoria, pero no se descarta que tenga que adoptarse esa medida en caso de que Sanidad lo estime necesario dentro de la evolución de la pandemia, ya que aseguran que existen las herramientas necesarias para la obligatoriedad de la vacunación. En este contexto, recuerdan que en otros países cercanos, como Francia, las vacunas son obligatorias, mientras que en España son voluntarias. A pesar de no serlo, las coberturas de vacunación en nuestro país son muy altas en población infantil y ligeramente inferiores en adolescentes.

Sobre los grupos de riesgo, estas fuentes apuntan que es necesario conocer antes los aspectos técnicos y logísticos de cada una de las vacunas, ya que es posible que alguna sea más efectiva en un grupo en concreto o tenga algún tipo de contraindicación en personas más vulnerables. Estas fuentes admiten que es posible que no todos los españoles serán inmunizados con la misma vacuna. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, dará más detalles sobre este asunto en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de este martes.

Las vacunas llegarán de una manera escalonada y progresiva, por lo que se deberá continuar con las medidas de protección, como el uso de la mascarilla o la distancia social, hasta que la campaña de vacunación finalice en España y exista un número suficiente de inmunizados. Todavía se desconoce con exactitud el período que podría extenderse esta situación.

Por el momento, se sigue trabajando con las comunidades autónomas en los planes logísticos de algunas de las vacunas más complejas, como la de Pfizer, que requerirá ser almacenada a -80 grados. Mientras se concluyen esos trabajos, desde Sanidad consideran que estas cuestiones meramente técnicas se resolverán y no serán un impedimento para la vacunación de la población.