Madrid Central abarcará casi todo Centro

ARRANCARÁ EN NOVIEMBRE Y REDUCIRÁ 40% EMISION

La gran Área de Prioridad Residencial (APR) de Centro, Madrid Central, comenzará a aplicarse a partir del mes de noviembre en casi la totalidad del distrito, concretamente en un total de 472 hectáreas, y pretende reducir un 40 por ciento las emisiones de dióxido de nitrógeno, además de eliminar un total del 20 por ciento de tráfico de paso, lo que unido al resto de medidas supondrá una reducción del 37 por ciento en los kilómetros recorridos en el distrito.

En este área se restringirá el tipo de acceso y la circulación dependiendo del tipo de vehículo y se tendrá en cuenta la tecnología del mismo en función de las etiquetas de la Dirección General de Tráfico (DGT), ha informado en rueda de prensa la delegada de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Inés Sabanés. Junto a ella han estado presentes en Cibeles la coordinadora de Sostenibilidad y Control Ambiental, Paz Valiente; el concejal-presidente de Centro, Jorge García Castaño y el edil socialista Chema Dávila.

Madrid Central comprenderá las calles de Alberto Aguilera, glorieta de Ruiz Jiménez, Carranza, glorieta de Bilbao, Sagasta, plaza de Alonso Martínez, Génova, Colón, Paseo de Recoletos, plaza de Cibeles, Paseo del Prado, Cánovas del Castillo (Neptuno), Paseo del Prado, paseo del Emperador Carlos V, Ronda de Atocha, Ronda de Valencia, glorieta de Embajadores, ronda de Toledo, Puerta de Toledo, Ronda de Segovia, Cuesta de la Vega, Calle Mayor, Calle Bailén, Plaza de España, calle Princesa y calle Serrano Jover.

Estarán restringidos los accesos a la circulación en las calles dentro de este perímetro a excepción de las calles Santa Cruz de Marcenado, Mártires de Alcalá, Gran Vía de San Francisco, Bailén, Algeciras, Cuesta Ramón, Ventura Rodríguez y Duque de Liria, “por motivos de ordenación del tráfico al no existir alternativa a estas vías”.

Pese a que la medida entrará en vigor en noviembre, no conllevará multas el incumplimiento de la misma hasta dos meses después. Estos dos primeros meses serán “de aviso y no multa”. “Queremos evaluar si todo el sistema funciona y si es necesario hacer una corrección. Dos meses de avisos y a partir de ahí que lo conozca todo el mundo y entre el régimen sancionador”, ha detallado Sabanés.

Entrará en funcionamiento Madrid Central con control manual e informativo. En una segunda fase, comenzará a controlarse con cámaras de tráfico.

¿QUIÉNES PODRÁN ACCEDER?

Se darán tres grandes grupos para los criterios de gestión: residentes e invitados, servicios y suministros, y visitantes. Como norma general, solo podrán acceder y circular libremente por Madrid Central los vehículos de personas empadronadas, que podrán estacionar en el barrio como han hecho hasta ahora, así como los invitados de las mismas. También los vehículos con etiqueta ambiental Cero y Eco.

Los vehículos más contaminantes, diésel anteriores a 2006 y gasolina anteriores al 2000 no podrán acceder Madrid Central desde noviembre, al tener prohibido estacionar en los aparcamientos por no contar con distintivo ambiental.

Respecto a residentes e invitados, podrán acceder con todos los vehículos a su nombre, y también con aquellos que tengan en usufructo. Para los vehículos en propiedad no tienen que hacer gestión. Sí se realizará una comprobación para los vehículos de renting. Serán estos residentes quienes podrán conceder hasta 20 invitaciones al mes para invitados.

Los vehículos de los residentes que no tengan etiqueta ambiental podrán circular por Madrid Central, pero si se cambian de vehículo deberán hacerlo por otro con etiqueta. Los propietarios de viviendas en Centro no empadronados se les aplicará la regla general, es decir, solo podrán acceder con etiquetas Cero o ECO, o con B o C si van a garajes o aparcamientos públicos. Si el vehículo es ciclomotor, motocicleta o de tres ruedas cuya etiqueta sea B o C, podrán acceder y estacionar desde las 7 hasta las 22 horas. Los titulares de plazas de garaje y plazas PAR situadas en Madrid Central podrán acceder a sus plazas con cualquier vehículo hasta 2020, cuando no se les permitirá el acceso con distintivo ambiental.

Respecto a los vehículos de servicios y suministros, se establecerá un calendario para adaptar sus flotas. Tendrán mayor capacidad de horario los vehículos que sean más limpios; si no tienen etiqueta y son de una masa inferior a 3.500 kilos no podrán entrar a partir de enero de 2020. A los servicios públicos esenciales, cuerpos de Seguridad, agentes de Movilidad, emergencias, ambulancias, grúas municipales… se les aplicará las etiquetas ambientales y calendarios en función de la masa.

Los vehículos de asistencia sanitaria pública y privada, incluyendo los de facultativos que presenten servicios sanitarios a domicilio, podrán acceder con etiqueta B o C previa acreditación. No podrán entrar en Madrid Central los que no dispongan de etiqueta y podrán hacerlo libremente los ECO y CERO.

Motocicletas y ciclomotores podrán entrar sin limitaciones las que pertenezcan a residentes y tengan etiqueta Cero o Eco. Con clasificación B o C, podrán acceder entre las 7 y las 22 horas. Taxis, así como VTC con servicio con origen y destino en la zona, solo podrán acceder con distintivo ambiental hasta 2025. A partir de ese año solo podrán acceder con vehículo Cero o Eco.

Vehículos con matrícula extranjera y diplomáticos que no dispongan de etiqueta, se les aplicarán las normas generales o las de personas empadronadas. A vehículos de obra, así como de administraciones públicas, se les aplicará la regla general. Los vehículos industriales podrán aparcar sin reservas. Pueden entrar sin ningún tipo de restricción los cero emisiones.

UN PLAN “AMBICIOSO” QUE “HAY QUE CUMPLIR”

Sabanés ha puesto en valor que el ámbito geográfico de Madrid Central “permitirá reducir, racionalizar, mejorar y reducir los efectos negativos de la movilidad del vehículo privado en el Centro, fomentando el uso del transporte público”. “Es un plan ambicioso, muy importante, pero es un plan que hay que cumplir.”, ha remachado.

La delegada de Medio Ambiente ha explicado que la redacción del Plan A ha conllevado “muchas rondas de contactos” y que ahora se emprenderá “una ronda más específica” para la implementación de Madrid Central. En este sentido, han comenzado una ronda de reuniones con vecinos, comerciantes y asociaciones profesionales para dar a conocer Madrid Central y “recoger sugerencias”.

Vecinos de Madrid Central y “otros colectivos” recibirán una carta informativa. Asdemás, antes de la entrada en funcionamiento de Madrid Central se emprenderá una campaña informativa en medios de comunicación y soportes en la calle.

García Castaño ha puesto en valor que se trata de “una medida que tiene mucho que ver con la contaminación, pero también con el ruido, la calidad de vida”. “Madrid Central irá acompañado de muchas otras medidas; esta semana ya ha comenzado a convertirse las plazas azules en verdes, ya no habrá aparcamiento de rotación”, ha apuntado.

En este sentido, ha añadido que espera que “en un futuro” estas plazas de residentes lleguen a ser “aceras más accesibles”.

Por su parte, el edil socialista Chema Dávila ha asegurado que “hoy es un día de alegría para quienes apuestan por la movilidad en Madrid”. “Es el cumplimiento tanto de un acuerdo de Pleno como de acuerdos presupuestarios”, ha puntualizado.

Dávila ha indicado que el PSOE “apuesta porque tiene que salir bien a la primera la implementación” de Madrid Central, ya que es una “muestra de cómo se pueden hacer las cosas de otra manera”. Además de campañas informativas tanto en medios de comunicación como en soportes urbanos y señalización horizontal y vertical, habrá una “aplicación móvil para saber por dónde ir”.