Madrid presenta la ruta de las pasiones vivientes

Digno de ver al menos una vez en la vida

La Comunidad de Madrid ha lanzado a través de la web de turismo de la región su Guía Semana Santa 2019, que presenta un recorrido por la tradición cultural de 40 municipios madrileños con procesiones, pasiones vivientes, conciertos y tamborradas hasta el Domingo de Resurrección.

La publicación online comienza con la ruta de las pasiones vivientes, algo que el portal de turismo de la Comunidad de Madrid recomienda ver al menos una vez en la vida, ya que localidades como Belmonte de Tajo, Brunete, Carabaña, Chinchón, Daganzo de Arriba, Morata de Tajuña, Valdilecha y Villarejo de Salvanés, transforman durante unos días su casco histórico en Jerusalén y representan diversas escenas de la vida de Jesús de Nazaret.

La guía destaca las Semanas Santas de las tres Ciudades Patrimonio Mundial de la Comunidad de Madrid: Aranjuez, San Lorenzo de El Escorial y Alcalá de Henares.

La de Alcalá de Henares, declarada de Interés Turístico Regional, se desarrolla entre el Viernes de Pasión y el Domingo de Resurrección. Entre las procesiones que recorren la ciudad, la de la Cofradía del Cristo Universitario de los Doctrinos devuelve a la época de la antigua Universidad del Siglo de Oro y destaca por su colorido y trajes.

En la Semana Santa de San Lorenzo de El Escorial, frente al Real Monasterio, destacan las procesiones de El Entierro y la del Silencio, solo alterada por el redoble de los tambores. Esta festividad, cuyos orígenes se remontan a la época de Felipe II, también está declarada de Interés Turístico Regional y es una de las más antiguas de Madrid. Cuenta además con conciertos de Semana Santa que discurren tanto en las diferentes iglesias de la ciudad, como en el Real Coliseo Carlos III de la Comunidad de Madrid.

La ruta continúa en Aranjuez, donde seis procesiones con acompañamiento musical recorrerán las calles del Real Sitio, como la Procesión de la Cofradía del Santísimo Cristo del Consuelo, en la que este acompañamiento corre a cargo de la sección de tambores de la Banda del Cristo del Consuelo. De gran solemnidad son las dos Procesiones del Santo Entierro el Viernes Santo con todas las cofradías, así como la que cierra la Semana Santa el Domingo de Resurrección recorriendo las calles de la ciudad.

 

LA SEMANA SANTA DE CHINCHÓN, DE INTERÉS TURÍSTICO NACIONAL

Además de las ya mencionadas (Alcalá de Henares y San Lorenzo de El Escorial), la Comunidad cuenta con otras seis celebraciones de Semana Santa declaradas Fiestas de Interés Turístico Regional: Villarejo de Salvanés, Torrejón de Ardoz, Móstoles, Daganzo de Arriba, Morata de Tajuña y Carabaña. Asimismo, destaca la Semana de Santa de Chinchón, la única de la región declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional.

En el municipio de Villarejo de Salvanés, madrileños y turistas pueden acudir a la Pasión, que este año celebra su 40 aniversario y que se ha convertido en una de las más antiguas de la región. Se desarrolla en su totalidad en la Plaza de la Iglesia el Jueves Santo, y en ella participan más de 200 personas entre actores y figurantes.

La Semana Santa de Torrejón de Ardoz data del siglo XVI y se caracteriza por la valía artística de las tallas barrocas que se exhiben en sus pasos. El más conocido de todos ellos es El Calvario, con imágenes del Cristo y la Dolorosa, atribuidas a la escuela de Gregorio Fernández. Otra curiosidad es el paso de la Santa Cena portado por niños de la localidad.

A su vez, en Móstoles destaca la Procesión del Encuentro, que se celebra el Domingo de Resurrección y pone el broche final a la Semana Santa de la Comunidad de Madrid. Destaca por su originalidad y por tener más de un siglo de historia, pues ya se describe en textos de 1908. Los pasos son transportados por treinta costaleros, y en diversos puntos del recorrido se colocan arcos de romero florido que le proporcionan su colorido tan característico.

La Pasión Viviente de Daganzo de Arriba lleva representándose desde 1986 el día de Viernes Santo. Se compone de 16 escenas representadas por vecinos en la Plaza de la Villa.

Y en Morata de Tajuña, cada Jueves Santo, sus calles y plazas reúnen a más de 20.000 visitantes y curiosos que se acercan a conocer su Pasión Viviente, que transforma al municipio durante unas horas en las calles de Jerusalén.

Por su parte, en Carabaña destaca la Representación de la Pasión de Cristo el día de Viernes Santo, que se viene realizando desde el año 1988 con la participación y colaboración de más de 200 vecinos.

Por último, la única Semana Santa madrileña declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional, la de Chinchón, propone, entre otras actividades, la representación viviente de la Pasión de Cristo, que tiene lugar el Sábado Santo al anochecer y es la más antigua de la Comunidad de Madrid, pues se remonta a 1963. Cada año, 250 chinchonenses transforman las calles de esta localidad en un escenario único, y es una de las fechas del año en la que Chinchón recibe más afluencia de visitantes.