Madrid, segunda ciudad del mundo para la inversión inmobiliaria de lujo

El grupo inmobiliario internacional de lujo Barnes ha situado a Madrid como la segunda ciudad más interesante para la inversión en este sector en 2020, un ranking en el que la capital solo se ve superada por Londres y le siguen otras plazas de referencia en el mercado europeo como Lisboa, Génova, Budapest o Moscú.

Así lo han señalado en una rueda de prensa digital que ha contado con la presencia del presidente del grupo Barnes, Trhibault de Saint-Vincent, y los directores de las oficinas de la compañía en Madrid, Barcelona y Marbella, que han apuntado que en el segmento de viviendas de superlujo, con precios a partir de 5 millones de euros, no se espera que se produzcan variaciones.

Además, Madrid ocupa también la décima posición en el ‘Barnes Cities Index’, ranking que destaca las 50 ciudades del mundo con un mayor interés para los compradores e inversores inmobiliarios del segmento lujo.

Estas son algunas de las principales conclusiones de la nueva edición del estudio anual ‘Barnes Global Property Handbook’, lista elaborada a partir de elementos tanto financieros como emocionales en función de indicadores clave para la inversión en cada una de las ciudades como el contexto económico, político y cultural, la accesibilidad y el transporte, la oferta y calidad de la educación, el sistema y carga fiscal, la seguridad o el nivel de bienestar, entre otros.

Por otro lado, el grupo inmobiliario prevé que el precio de la vivienda de lujo en Madrid y Barcelona con menos demanda en España o que estuviese sobretasada antes de la crisis registre bajadas de entre el 5 por ciento y el 10 por ciento, mientras que en mercados más internacionales como el de la Costa del Sol los descensos serán de entre el 10 por ciento y el 15 por ciento y alcanzarán el 20 por ciento en zonas de segunda residencia como la Costa Brava.

El grupo inmobiliario señala que, tras una fuerte caída en el tráfico de la web de Barnes en el mes de marzo, en abril se registró un aumento de un 70 por ciento y en mayo se han recuperado las cifras previas a la crisis.

“Esto muestra un gran interés en bienes inmuebles de lujo por parte de compradores potenciales en un sector que parece ser uno de los pocos ganadores de esta crisis”, apunta Barnes, que destaca que en las solicitudes recibidas se constata una elevada demanda para la compra de propiedades y el cambio de criterios de búsqueda de algunos compradores hacia viviendas con jardín y terraza.

El presidente del grupo Barnes, Thibault de Saint-Vincent, se ha mostrado “optimista” en cuanto a la recuperación del mercado español hacia la segunda parte del año y la recuperación paulatina de los precios.

El director de Barnes Madrid, Christophe Chevallier, ha indicado que en el corto plazo, en un periodo de tres a seis meses tras el final del bloqueo, el número de transacciones se recuperará paulatinamente pero registrando una notable caída en términos interanuales.

No obstante, cree que se dará un desbloqueo de muchas operaciones que quedaron en stand by justo antes del estado de alarma y se darán operaciones de las que llamamos de necesidad u oportunidad. Por su parte, la consultora de la oficina, Mónica Resino, ha apuntado que habrá dos tipos de casos en la oferta, los que pueden esperar 18-24 meses esperarán y así poder mantener el precio a la hora de vender; y los que necesitan liquidez, que “bajarán el precio para poder vender”.

En el mercado de Madrid se espera que la demanda nacional recupere el protagonismo en detrimento de la extranjera, especialmente latinoamericana, por la falta de movilidad entre países.

 

LA IMPORTANCIA DE LA APERTURA DE FRONTERAS

Emmanuel Virgoulay, socio de Barnes Barcelona, ha incidido en la importancia la reapertura de fronteras para la reactivación de las operaciones inmobiliarias en Barcelona y Costa Brava.

En esta línea, los socios directores de Barnes Marbella, Jeremy Lauwers y Marie-Laurence Van de Berg, han hecho hincapié en que el 90 por ciento de la demanda del mercado de lujo de la Costa del Sol es extranjero, principalmente de Reino Unido, Francia, Alemania, Bélgica, Italia, Suiza, Rusia y los países escandinavos, por lo que al recuperación del mercado “irá de la mano de la apertura de fronteras”.