Miles de italianos marchan contra el racismo

TRAS EL TIROTEO A INMIGRANTES AFRICANOS

Miles de italianos marcharon contra el racismo en la ciudad de Macerata, donde un hombre hirió a seis personas al abrir fuego contra inmigrantes africanos hace una semana, en un hecho que la policía calificó como un ataque con motivaciones raciales.

El tiroteo ha dominado en los últimos días la campaña de cara a las elecciones parlamentarias en Italia del 4 de marzo, en las que la inmigración al parecer será uno de los grandes temas. Más de 600.000 inmigrantes han llegado a las costas de Italia desde el norte de África en los últimos cuatro años.

Las autoridades de Macerata, en el centro de Italia, habían prohibido originalmente el evento debido a temores de violencia de parte de grupos de extrema derecha, y solo lo autorizaron el viernes.

Italianos e inmigrantes portaron pacíficamente banderas y pancartas contra la violencia y el racismo, y lanzaron al aire globos rojos en forma de corazón con los nombres de los heridos en el tiroteo.

Una pancarta decía “Salvini fascista”, en referencia a Matteo Salvini, líder del partido de ultraderecha Liga Norte, que hace una campaña enérgica contra los inmigrantes ilegales.

Sin embargo, en un signo del generalizado y creciente sentimiento antiinmigrante en Italia, ninguno de los líderes de los principales partidos asistió a la marcha.

“Estamos aquí porque queremos ser un dique contra esta montaña de odio que se extiende continuamente, un odio social contra los inmigrantes y, en general, contra los pobres”, dijo Francesco Piobbicchi, uno de los asistentes a la manifestación.

 “Los partidos políticos están usando el populismo para crear odio, terror y división”, dijo por su parte Valentina Giuliodora, otra de las participantes en la marcha.

Los tiroteos del 3 de febrero ocurrieron pocos días después de que un inmigrante nigeriano fue arrestado en relación con la muerte de una mujer italiana de 18 años cuyo cuerpo desmembrado fue descubierto en dos maletas cerca de Macerata.

El autor de los disparos, Luca Traini, de 28 años, un excandidato de la Liga Norte a elecciones locales, dijo a la policía que estaba vengando a la mujer, llamada Pamela Mastropietro.