Monfragüe, frondosidad hendida por el Tajo

Situado en el triángulo imaginario que forman las ciudades de Plasencia, Trujillo y Navalmoral de la Mata y con el río Tajo como eje vertebrador,  se encontra el Parque Nacional de Monfragüe, un espacio natural único, que forma parte de un territorio declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 2003.

Monfragüe, que debe su nombre a los romanos que lo llamaron Mons Fragorum por ser una zona fragosa, llena de maleza y de difícil acceso, posee la más extensa y mejor conservada mancha de monte mediterráneo a nivel mundial. Las sierras bravas que delimitan los valles del Tajo y el Tiétar acogen un sinfín de encinares, bosque y matorral mediterráneo, roquedos, embalses y arroyos; un paisaje típicamente ibérico que hace posible la existencia de tan variada fauna y flora en el parque.

Alcornoques, quejigos, acebuches y encinas son arropados por arbustos propios de tierras más secas. Juntos tiñen de infinitos matices de verde y pardo el observatorio de aves más visitado por los turistas, el salto del gitano. Interesante programar un tiempo en su ruta para disfrutar del vuelo de las cigüeñas negras, alimoches, buitres y águilas imperiales, entre otras muchas aves que anidan en árboles y acantilados de Monfragüe.

Pero las aves son sólo una parte de las más de 208 especies de vertebrados que viven en este santuario natural. Ciervos, jinetas, tejones, linces, gatos manteses, nutrias, culebras, galápagos…, pueblan esta área de la Alta Extremadura.

 

LA PRINCESA NOEIMA VAGA ETERNAMENTE

En el Parque también se halla el Castillo de Monfragüe, de origen árabe, aunque ya casi no queda nada de la construcción original. Cuenta la leyenda, que la princesa Noeima habitaba entre sus muros y, vaga eternamente por el monte tras ser castigada por su padre al enamorarse de un cristiano al que filtró información para acceder al castillo. Pero la historia ha dejado más huella humana en Monfragüe, de la Prehistoria quedan gran número de pinturas rupestres. También, destaca, en el plano histórico-artístico, la imagen del cristo de la Victoria, conocido como el Cristo de Serradilla, imaginería muy venerada en la zona.

En Villarreal de San Carlos, el único núcleo urbano situado dentro del parque, se encontra el Centro de recepción de visitantes, el Centro de interpretación del agua y el Centro de interpretación de la naturaleza, además de establecimientos de hostelería, merenderos y servicios públicos. Localidad donde se desarrolla anualmente la Feria Internacional de Turismo Ornitológico de Extremadura (FIC).

Cuando se llega a Monfragüe, además de disfrutar de algunas de las rutas trazadas a lo largo de todo el parque, se sugiere disfrutar antes de las vistas de uno de los parajes más espectaculares del lugar, el Salto del Gitano. Se trata de un acantilado de 300 metros, una inmensa mole de cuarcita que se despeña sobre el río Tajo. Refrescante, un alto en el camino, en la Fuente de los tres caños o en la del Francés.