Muchos beneficios, con pequeños cambios

Por: María Victoria Garzón

Todos los elementos fundamentales en la vida humana , actitud mental , estilo de vida, hábitos alimentarios, determinan un estado de salud o enfermedad. La actitud mental positiva es fundamental para asumir las situaciones que la vida nos presenta.

La alimentación tiene que ver con una necesidad de nuestro organismo compartiendo un momento de placer así como una importante acción emotiva.

Pero la alimentación puede ir mas allá cuando se tiene en cuenta el mantenimiento de la salud, “somos lo que comemos” , emociones, pensamientos y por supuesto comida.

Necesitamos reflexionar y corregir la alimentación viendo su valor nutritivo y curativo.

Uno de los protagonistas es el sistema digestivo, estómago e intestino, este último esta intimamente relacionado y comunicado con el cerebro, en la época embrional los dos se desarrollan a partir del ectodermo.

Esta comunicación intercambiando mensajes , influyendo el uno en el otro hace que personas estresadas y nerviosas sufren inflamaciones intestinales.

El intestino esta cubierto de bacterias, cuanto mayor es el número de bacterias buenas, menos lugar habrá para las malas y mayor protección tendrá la mucosa intestinal, mejor sera su absorción de nutrientes y mejor sera nuestra respuesta inmunólogica.

Para conseguir esto tenemos que desintoxicar el intestino , tomar frutas, verduras, legumbres , cereales integrales, mucha agua y actividad física. Distribuyendo los alimentos en cinco comidas.

DESAYUNO

Té o infusiones, bebidas vegetales de arroz, almendras, mijo, soja, avena. Yogures con soja o frutas de estación.

PICOTEO

Fruta fresca de temporada , yogures de soja.

COMIDA

Cereales o semillas (cáñamo , girasol, sésamo, chía, nueces, almendras, piñones , anacardos ) enteros acompañados con verduras de temporada.

MERIENDA

Zumos de fruta, infusiones.

CENA

Proteínas con legumbres hervidas o frescas de temporada, pescados azules (sardinas, besugo, lubina, caballa, anchoas) acompañadas por verduras hervidas o frescas. Sopas o cremas de verduras.

 

María Victoria Garzón

Farmacéutica