Pedro Salinas llega a la Biblioteca Joaquín Leguina

La Comunidad de Madrid ha invitado a conocer el legado de Pedro Salinas a través de la exposición ‘Salinas recuperado: Una pasión sublime’, una muestra que permanecerá hasta el próximo 20 de junio en la Sala de Exposiciones de la Biblioteca Regional de Madrid Joaquín Leguina.

La exposición abre sus puertas 60 años después del fallecimiento del autor madrileño. “La idea de lo sublime está presente en su concepto de la modernidad y entronca con la concepción ilimitada, infinita, tanto del universo inacabable de la biblioteca como con el transcendentalismo del decir poético de Pedro Manuel Facundo Primitivo Salinas Serrano”, ha indicado la Comunidad de Madrid en un comunicado.

La recuperación del legado de la biblioteca de Pedro Salinas, antes del exilio del poeta, así como su organización, custodia y catalogación en la Biblioteca Regional de Madrid, es “una noticia de primer orden en el ámbito cultural”, han señalado desde el Gobierno regional.

El interés de la biblioteca personal del poeta, perteneciente a la llamada Generación del 27, resulta de gran repercusión ya que permite identificar sus gustos e influencias. “Este polímata, al que tanto le costaba presentarse como ‘poeta’, representa la dimensión del intelectual moderno”, han apuntado.

Las vicisitudes y avatares de la biblioteca del autor no pudieron escapar a la fractura cultural que la Guerra Civil supuso para el país. En la muestra se incluye el fondo de su legado hasta 1936, puesto que, a partir de esa fecha y con el exilio de su propietario, ya no se tenía la seguridad de que los ejemplares perteneciesen a su colección.

En este sentido, el legado de Salinas arranca en su casa de Madrid, situada en la calle de Príncipe de Vergara, pasa a la Biblioteca Nacional y, posteriormente, al Instituto de Educación Secundaria Cervantes, cuya institución se ha ocupado de su custodia hasta la instalación del fondo bibliográfico en la Biblioteca Regional de Madrid.

Así, el legado que se expone representa la época de plenitud del poeta y presenta las siguientes unidades museísticas dispuestas en un espacio conformado por el signo de infinito: ‘Pedro Salinas creador’, ‘Constelaciones del 27’ y ‘Salinas lector’.

 

PRODUCCIÓN LITERARIA Y OBRA CRÍTICA

La primera sección de la muestra abarca tanto su producción literaria, que ocupa un lugar central, como sus traducciones (de Proust o Musset), versiones (del Poema del Mío Cid o de Supervielle) y obra crítica (edición anotada de las obras completas de San Juan de la Cruz o de las poesías de Menéndez Valdés).

Se trata de una producción que comprende sus dos primeras etapas creativas: la que comprende sus tres primeros poemarios (Presagios, Seguro Azar, Fábula y Signo), de cuyas obras se exponen las primeras ediciones pertenecientes al legado y publicadas, correspondientemente, en 1923, 1929 y 1931.

Asimismo, la exposición incorpora otras obras como ‘Víspera del gozo’ (1926), publicada por la Revista de Occidente o Amor en vilo (1933), en evolución de un previo modernismo del que se presentan muestras publicadas en revistas y antologías, en la incorporación de los hallazgos de las nuevas estéticas de vanguardia sin renunciar a la tradición, lo que le convierte en miembro de pleno derecho de generación del 27.

Así como la etapa que comprende su obra más conocida: la trilogía poética amorosa conformada por ‘La voz a ti debida’, ‘Razón de amor’ y ‘Largo lamento’, cuyas primeras ediciones de 1933 y 1936 también se exponen, a excepción de ‘Largo lamento’, que vio la luz en una época posterior al exilio saliniano.

Esta vitrina central dibuja un óvalo cerrado que permite el acceso a una sala de audio en la que se reproduce el recitado de los poemas del autor en su propia voz. Alrededor de este cuerpo central, otro mayor contiene tanto su labor como traductor y versionador como la de crítico y junto a las traducciones incluye las monografías en la lengua original que utilizó el autor.

 

CONSTELACIONES DEL 27

El otro gran cuerpo circular de la exposición contiene en su parte central la constelación de la obra de los diferentes miembros de la generación del 27, casi en su totalidad con dedicaciones autógrafas en una nómina de autores y de autoras de primer orden.

A su vez, este cuerpo central también permitirá el acceso a una sala interior en la que se proyectará material audiovisual del autor y de una generación instalada ya de lleno en la modernidad.

La forma mayor que contiene esta unidad expositiva dibuja el signo del infinito con el discurrir de las paredes, que presentan un póster fotografiado de una biblioteca ‘infinita’ y diferente cartelería, así como objetos de interés para el curioso como fotografías, manuscritos, correspondencia, mapas del Madrid de aquel momento y otros objetos expositivos relevantes.

 

SALINAS LECTOR

Los visitantes podrán descubrir además los libros de la biblioteca de Salinas que se sabe que pertenecieron a ella por los documentos de incautación y que incluye obras clásicas y modernas.

Por otra parte, reconcilia con la “nostalgia cultural de entrega absoluta a los libros, acuciada por la actualidad de un mundo digital acomodado en el pragmatismo y en la vertiginosidad acelerada”. Pero, sobre todo, han señalado que el legado de Pedro Salinas Serrano ilustra al Salinas escritor.

En definitiva, esta exposición constituye tanto un tributo como la recuperación de un legado esencial para comprender la vida y la obra de Pedro Salinas, las inquietudes de una generación y el perfil del intelectual, moderno y cosmopolita, que se sumerge en el hervidero cultural de Madrid.

Por último, han programado unas actividades relacionados con esta exposición como la conferencia ‘Sus alas de gigante les impiden caminar: Baudelaire, el nacimiento de la modernidad poética, y el ascenso y caída del amor en la poesía de Pedro Salinas’, el 17 de mayo, y el 14 de junio ‘Investigación de las bibliotecas perdidas: vestigios y legados. Ejemplares salinianos’.