Los menores, víctimas directas de la violencia de género

Por:

Bárbara Zorrilla Pantoja

Si en los casos de divorcio o separaciones conflictivas los menores se ven afectados negativamente, en los casos donde existe violencia de género estos efectos negativos se multiplican.

Precisamente por eso, en los casos de violencia de género hay que ser especialmente cuidadosos y hay que dedicar recursos y profesionales especializados para evitar que sigan sufriendo los efectos negativos de la violencia en la familia y que pueden generarles secuelas que arrastrarán hasta su vida adulta.

Estos niños son utilizados como un medio más para dañar a una madre a la que se le ha cargado la responsabilidad de protegerlos, pero que, como consecuencia de los efectos nocivos que deja el maltrato, muchas veces no puede ejercer esa tarea, por lo que necesita ayuda.

Desde 2015, por fin, gracias a la denuncia y a la lucha de muchas madres y profesionales, los menores se han reconocido como víctimas directas de este maltrato, y como tales, requieren asistencia y protección integral, derecho a ser protegidos, a estar informados y a ser escuchados.

Todos estos necesarios avances en derechos van implementándose de forma paulatina, los datos indican que cada vez es mayor la suspensión del régimen de visitas, incluso de la patria potestad en padres con sentencias condenatorias. Pero tenemos que seguir avanzando, porque todavía hay muchas mujeres que no consiguen una orden de protección y muchos niños y niñas obligadas a ver a su padre en contra de su voluntad.

Para protegerles, tenemos que empezar por entender que su derecho a tener una vida normalizada y libre de violencia, una infancia feliz, está por encima del derecho de su padre.

No se trata de una guerra entre hombres o mujeres, se trata de que un padre que agrede a su madre, que les humilla, que les atemoriza y les utiliza, no puede ser un buen padre. Porque un buen padre cuida, protege, comparte responsabilidades, educa en la no violencia, empatiza con los sentimientos de sus hijos y prioriza el bienestar de ellos sobre el propio.

Bárbara Zorrilla Pantoja

Psicóloga experta en Violencia de Género

Psicoterapia Integral Mujer