Reabre el Centro de Acogida para personas sin hogar La Rosa

Renovado tras su reforma integral

La delegada de Obras y Equipamientos, Paloma García Romero, el delegado de Familias, Igualdad y Bienestar Social, Pepe Aniorte, y la concejala del distrito de Moncloa-Aravaca, Loreto Sordo, han inaugurado el recién remodelado Centro Abierto y Centro de Día para Personas Sin Hogar La Rosa.

El centro, que atendió a 161 personas en 2018 y a 202 en 2019, está integrado en la Red Municipal de Atención a Personas Sin hogar y cuenta con 30 plazas de alojamiento más cinco plazas para situaciones de emergencia, además de 30 plazas para la atención diurna como Centro de Día.

En su modalidad como centro abierto, funciona las 24 horas y durante todos los días del año para las personas derivadas por Samur Social y por las entidades sociales que intervienen en la calle, así como por otros centros de la Red de Atención a Personas Sin Hogar de la ciudad de Madrid. Proporciona prestaciones básicas y técnicas dirigidas al colectivo social que presenta mayor grado de desarraigo.

Por su parte, como centro de día permanece abierto de 8:00 h a 20:00 h y durante todos los días del año para las personas derivadas por Samur Social, por las entidades sociales que intervienen en la calle y por el resto de dispositivos de la Red de Atención a Personas Sin Hogar de la ciudad de Madrid.

 

Reforma integral

Los trabajos, que han sido ejecutados por el Área de Obras y Equipamientos, han supuesto una inversión de dos millones de euros y han tenido una duración de nueve meses. Esta reforma integral ha tenido dos objetivos. Por un lado, crear las condiciones para mejorar la atención que se proporciona a los usuarios de dicho centro y por otra parte, mejorar las condiciones materiales de trabajo del personal que presta servicio en el Dispositivo de Atención Social.

La intervención ha incluido actuaciones encaminadas a eliminar las grandes humedades existentes y de forma parcial los cerramientos de la fachada de vidrio para sustituirlos por unos nuevos que aportan un mayor aislamiento térmico y lumínico. Asimismo, se ha puesto toda la planta al mismo nivel, lo que ha permitido quitar las rampas interiores y se han eliminado y creado particiones para delimitar nuevas salas.

Las nuevas instalaciones tienen una superficie total de 1.108 m2 distribuidos en planta baja (632 m2) y sótano (476 m2). En la planta baja se ubican la zona de acceso con garita de control, despachos polivalentes, enfermería, sala de estar, comedor y cocina. En el sótano hay cinco dormitorios de diferentes tamaños, cuartos de baño, zonas estanciales y un despacho para los cuidadores. En el exterior del edificio se ha acometido la reforma de toda la urbanización del entorno, adaptándola a criterios de accesibilidad mediante la creación de rampas.

El resultado de la reforma integral ha sido un cambio considerable con la modernización y actualización de las instalaciones a las actuales exigencias técnicas de este tipo de centros. De igual modo, desde el punto de vista estético y arquitectónico favorece una acogida más próxima y cercana a las personas que son atendidas en el mismo.

El acceso al centro, situado en paseo del Rey, 36 (Moncloa), se realiza a través de Samur Social por medio del sistema de Puerta Única de Entrada que tiene tres vías: en la sede del Samur Social, abierta las 24 horas; en el Centro de Acogida San Isidro, de lunes a viernes de 9.00 h a 14:00 h; o llamando el interesado al 112. Los profesionales podrán enviar un correo electrónico a Samur Social.

El centro, propiedad del Ayuntamiento de Madrid, comenzó a funcionar en 2010 en un edificio construido originalmente como invernadero para la exposición de rosas seleccionadas de La Rosaleda, jardín próximo a este recurso social, pero tras años sin utilizarse se solicitó por parte del Área de Servicios Sociales para ubicar este centro.

Esta es la razón por la que sus condiciones materiales no estaban adaptadas a su función como Centro de Atención Social, para lo que se han ido realizando obras parciales periódicamente para adaptarlo hasta llegar a la reforma integral que acaba de concluir.