Twitter deja de contabilizar las cuentas congeladas

PARA OFRECER DATOS MÁS PRECISOS Y FIABLES

Twitter realiza un ajuste en el número de seguidores que se ven en los perfiles de los usuarios, con la retirada de las cuentas congeladas o de acceso restringido, que dejan de contabilizar desde este jueves.

La compañía, en sus esfuerzos por que la plataforma acoja “una conversación saludable”, ha anunciado la introducción de un cambio que proveerá de cifras “más precisas y fiables” en el número de seguidores, como explica en un comunicado.

 

En este sentido, Twitter deja de contabilizar entre los seguidores aquellas cuentas que están congeladas. Se trata de cuentas que han experimentado un comportamiento extraño y que la compañía ha puesto en modo de espera hasta que el usuario que la creó la valide y resetee la contraseña.

 

Este cambio, que se ha hecho efectivo este jueves a nivel global, repercute en el número de seguidores que vean los usuarios en sus perfiles, aunque la mayoría de usuarios verá una reducción de apenas cuatro seguidores o menos, como calculan desde la compañía. No obstante, otros con mayor número de seguidores pueden experimentar un descenso más significativo.

 

La compañía ha matizado que el único efecto que tiene este cambio es el que se ha dicho, que las cuentas congeladas no se contarán entre los seguidores. Se debe a que estas cuentas no tienen actividad, no pueden indicar las publicaciones que les gusta ni hacer ‘retuit’ –Twitter tampoco las tiene en cuenta en su recuento de usuarios activos mensuales ni diarios–.

 

POR QUÉ SE CONGELA UNA CUENTA

 

Twitter ha explicado que cuando detectan cambios repentinos en el comportamiento de una cuenta, proceden a congelarla y a avisar al usuario que la creó para comprobar si aún tiene el control de la misma.

 

La compañía entiende por cambios repentinos, por ejemplo, si empieza a ‘tuitear’ un gran volumen de respuestas o menciones no solicitadas, ‘tuitear’ enlaces engañosos, o si un gran número de cuentas bloquean una cuenta después de que las haya mencionado.

 

Twitter también puede bloquear una cuenta si ve combinaciones de ’emails’ o contraseñas de otros servicios publicadas ‘online’ y considera que esta información puede poner en riesgo la seguridad de la cuenta.

 

El usuario deberá confirmar que todo está en regla para que la compañía proceda a desbloquear la cuenta. El usuario también deberá resetear la contraseña. Durante el tiempo que permanezca congelada, desde la cuenta no se podrá ‘tuitear’ o ver anuncios, entre otras acciones.