Una carta de la espía Mata-Hari, entre otras obras en Fernando Durán

SUBASTA FERNANDO DURÁN, 23 DE JUNIO

Una carta de la espía Mata-Hari, cuadros de Manolo Millares, Gerardo Rueda, Jan Schoonhoven,Julio Romero de Torres, una rarísima pintura de la Virgen de Guadalupe realizada en el siglo XVII, entre otros muchas obras. En escultura, el famoso trabajo de Ana Laura Aláez, “She-Astronauts” compuesto por 4 trajes espaciales de distintos colores que cuelgan del techo como si carecieran de gravedad y singulares piezas como la famosa escultura en mármol de la Odalisca del italiano del siglo XIX Giulio Tadolini, la gran crátera de volutas, realizada en la Magna Grecia en el siglo IV a. C., una de las escasas que quedan en manos privadas de esta calidad, la importante talla policromada de Santiago Matamoros, obra del escultor barroco José Ginés, entre otras muchas….

 

FERNANDO DURÁN VIAJA A LA LUNA
Un viaje a la luna es lo que nos propone la casa de subastas Fernando Durán por medio de un conjunto de obras de arte contemporáneo, el 23 de junio a las 18 horas, con contextos y referencias planetarias y siderales. Desde globos siderales antiguos hasta imágenes lunarias de diferentes artistas contemporáneos, la subasta es todo un comisariado expositivo de representaciones simbolistas de la luna y sus proyecciones en el arte actual. El color blanco y sus alteraciones de luces por medio de relieves, asociados a la superficie lunar se encuentra en trabajos magníficos como la arpillera de Manolo Millares que se subasta, titulada “Homúnculo” de 1967, importante por haber sido expuesta en la última retrospectiva en vida del autor en el Museo de Arte Moderno de la Villa de París en 1971; también el relieve modular en blanco de Gerardo Rueda, titulado “Albino” de 1976 o el relieve de cartón blanco del artista del grupo Zero, Jan Schoonhoven, supone todo un homenaje al color monocromo en el arte, tan influido por la llegada del hombre a la luna. En escultura, encontramos asociaciones lunares en el famoso trabajo de Ana Laura Aláez, “She-Astronauts” compuesto por 4 trajes espaciales de distintos colores que cuelgan del techo como si carecieran de gravedad. Otros trabajos llamativos en este apartado son los criptosignos abstractos de la pintura de Yturralde, Sempere y Alexanco, o las fotografías de espacios de aspecto espacial de Thomas Ruff, Aláez, Zush, Ballester o Belinchón, así como los tótems y relieves de apariencia extraterrestre de Plensa, Arxe, Gabino o Matta, entre muchos otros lotes con referencias evocadoras a la luna.

 

UN PALACIO RECONSTRUIDO EN LA SALA FERNANDO DURÁN
Es tal la cantidad de elementos artísticos y obras de arte lujosas que ofrece para subasta Fernando Durán el 23 de junio a las 10,30 h, en su sesión de pintura y antigüedades que es difícil abarcar un resumen de su contenido. Exquisitas porcelanas de Sevres se ofrecen a la venta junto a fastuosos muebles holandeses y franceses, tapices flamencos y singulares piezas como la famosa escultura en mármol de la Odalisca del italiano del siglo XIX Giulio Tadolini, la gran crátera de volutas, realizada en la Magna Grecia en el siglo IV a. C., una de las escasas que quedan en manos privadas de esta calidad, la importante talla policromada de Santiago Matamoros, obra del escultor barroco José Ginés, o una rarísima pintura de la Virgen de Guadalupe realizada en el siglo XVII, en su representación más antigua, por lo que posee un valor histórico-artístico de gran importancia. En el apartado pictórico resalta también la obra maestra de Julio Romero de Torres, en estilo puntillista y simbolista: “Aprendiendo a leer” de 1905, representando a uno de los hijos del pintor y a su hermana, en una de las obras más poéticas y singulares del genial cordobés. Y destacadas pinturas góticas castellanas y pinturas del Siglo de Oro como la Anunciación de Juan de Roelas junto a obras de grandes pintores del siglo XVIII y XIX como Emilio Ocón, José Gallegos, Pérez Villaamil, José Miralles, Jaime Morera, Gabriel Morcillo, Cabral y Bejarano, etc.

 

MATA – HARI (1876-1917)
Carta manuscrita autógrafa de la famosa espía, cuartilla en papel con el membrete del antiguo Hotel Ritz, Paseo del Prado.
Madrid. (1916). Reparaciones con cinta adhesiva. Transcripción de la carta:
“1 Janvier. Marquis. Vous me tranquilieserier toute de meme beaucoup si vous voudriez me donner un mot, un quelquechose que je puisse montrer a la Frontiere le cas, ou on me perdit des difficultés. Je vous en serai tres reconnaissante et Je le remettraient suite es arrivant au colonel malqué tout je m’auriez pas me debater avec ces inspecteurs qui me sont an courant de… Avec l’expression de mes sentiments tres distingues Marguerite Zelle Masslov?”
En octubre de 1916 llega a Madrid la espía internacional (en calidad de doble agente) de origen holandés Margaretha Geertruida Zelle, conocida también con el sobrenombre de Mata Hari. Se instaló en el Ritz, en su segundo viaje a Madrid, con el nombre de Condesa Masslov y opera en el hotel hasta enero de 1917, poco antes de su muerte.
En esta misiva solicita al “Marqués” ayuda para traspasar la frontera, posiblemente en sus últimos días en Madrid antes de viajar a París, antes de ser detenida y ejecutada.